Arte Precolombino en Lima

0
39

En Lima, Perú, una exposición del MALI reordena unas 150 piezas de estilos precolombinos desde una aproximación a sus modos de representación arquitectónica y espacial.
Modelando el mundo

- Publicidad -

Una exposición del MALI reordena unas 150 piezas de estilos precolombinos desde una aproximación a sus modos de representación arquitectónica y espacial.

La riqueza del período cultural englobado como precolombino ofrece una variedad de expresiones que esta muestra recoge, como ser Mochica, Huari, Chimú e Inca. Los soportes delas piezas diversas se centran en la cerámica, la piedra, el metal y los textiles, reuniendo en esta ocasión manufacturas procedentes de los más importantes museos de Perú y de colecciones privadas. En esta apuesta ha trabajado un equipo interdisciplinario conformado por especialistas en arquitectura, arqueología e historia del arte

Su curadora afirma: ?Por mucho tiempo se argumentó que las representaciones de arquitectura constituíanverdaderas maquetas de arquitecto, o prototipos que sirvieron para la construcción deedificios. Esta muestra incorpora los estudios más recientes que interpretan a la mayoría deestos artefactos, más bien, como representaciones ideales de lugares ceremoniales, quesirvieron como objetos rituales y ofrendas funerarias. Se proponen a su vez las relaciones quepudieron existir entre las representaciones y personajes y lugares específicos?, afirma Pardo.
Así, por ejemplo hay una suerte de planta urbana realizada en madera que históricamente fue considerada un objeto lúdico y hoy es pensada como un objeto arquitectónico, desde su miniatura, por el modelo figurativo que representa. También esto permite una reflexión acerca de reinterpretar lo arquitectónico no solo desde lo monumental, sino como forma de honrar, ordenar o simbolizar el espacio que nos rodea.
Resulta muy sugerente que en el relato curatorial propuesto, que no dudamos en calificar de potente por los diálogos que provoca, haya un énfasis en considerar numerosos huacos con motivos no figurativos, lo que también acierta en esta complejidad entre síntesis y representación espacial, pensando el juego de líneas como un estilización visual del laberinto arquitectónico cotidiano y específico que cada cultura construye de manera más o menos ordenada, y que, bueno es destacar, la ciudad de Lima que hoy los convoca y reúne constituye quizás un modelo propio.

Publicado en Leedor el 5-11-2011