Mátame de nuevo

1
10

Mátame de nuevo es un pedido desesperado de matar y morir (una, otra y otra vez), es la historia de una obsesión, de cualquier fragilidad, es una ficción que atrapa, estremece y desborda; y es también una fiesta del teatro que nos mata suavemente con su canción. Ficha técnica:
Actores: Marcelo Iglesias y Gerardo Begérez
Dramaturgia: Erika Halvorsen
Diseño de Vestuario: Martín Sal
Diseño de luces: Carlos Arévalo
Fotografía: Gastohn Barrios
Arte gráfico: Alejandro Persichetti
Asistencia de dirección: Cecilia Rodríguez
Producción ejecutiva: Cristian Calper
Dirección general: Gerardo Begérez-Marcelo Iglesias
Funciones: Sábados a las 23 hs. Teatro La Comedia. Rodríguez Peña 1064, CABA.

Matándome suavemente con su canción
Conocida es la historia de la llegada de Frank Sinatra a la Argentina: agosto de 1981, vuelo 213 de la línea South African Airways (dicen que dicen), un país en crisis que todavía pretendía ocultar los horrores de la dictadura, un cantante (años después devenido siniestro gobernador menemista) que invertía en un negocio destinado al fracaso y él, la voz que fue, es y será un mito.

Con los datos reales, aparece la fantasía; la máquina de tejer mitos nos acerca nuevas historias verosímiles, absurdas, oscuras, increíbles sobre aquellos personajes que se han vuelto inmortales por ese mundo anecdótico que les sirve de alimento. Quizás eso sea lo más maravilloso de todo relato: la posibilidad de hacer proliferar un mundo de fantasías y sensaciones diversas, de generar ficción, literatura.

Mátame de nuevo, el bello texto de Erika Halvorsen, desmenuza la historia real (que ya no nos importa) y nos regala una ficción exquisita: Una madre, que se dice la Marilyn Monroe argentina, conoce a Sinatra aquel fatídico día de su llegada al país y engendran a Franky (Alberto) que será, según ella, no sólo heredero de su nombre sino también de sus dotes de cantante. Durante años viven bajo la sombra de un padre lejano que se convierte sólo en una voz, ?la? voz. El presente de la obra encuentra a los protagonistas en una relación enfermiza, llena de mentiras, dudas y preguntas sin respuestas.

La obra, por suerte (para la ficción, para el teatro, para los espectadores), no frena ahí, tiene otra vuelta de tuerca: Nuestra Marilyn padece de síndrome de Münchhausen, una extraña patología que la lleva a dañar lo que más quiere. Así, provoca sucesivas enfermedades (irreales) en Franky, que no deja de ingerir frenéticamente cualquier cantidad de medicamentos, hasta convertirse en un ser dependiente y frágil.

Esta trágica y violenta historia de obsesiones, locura y castración es atravesada en el filo de un humor negrísimo que permite la risa, la reflexión y el estupor en una justa y proporcional medida. La iluminación, la disposición escénica, la música (cuánta y qué hermosa), los olores, cada detalle nos lleva a involucrarnos en un mundo que no es el nuestro pero que, sin embargo, se parece tanto: cuántas veces hemos matado o muerto, hemos hecho daño, lastimado sin piedad.

Diremos algo ahora sobre Gerardo Begérez y Marcelo Iglesias, en la doble función de actores y directores. Ambas cosas la hacen muy bien, en ambas se lucen y demuestran una vez más tener una capacidad de trabajo apabullante. Producen un contundente duelo actoral donde los dos salen ganando. Marcelo Iglesias compone una Marilyn encantadora, delicada y brutal y maneja el humor negro (como ya lo ha demostrado en Loco Afán) con maestría y como nadie. Ya hemos hablado en otras ocasiones (a propósito de otras obras) de la gran inteligencia y sensibilidad de Gerardo Begérez que, en este caso, nos sorprende (o no, diría, más bien, nos tiene acostumbrados) con una interpretación llena de matices, plagada de movimientos y gestos sincronizados, sutil, muy sutil.

Mátame de nuevo es un pedido desesperado de matar y morir (una, otra y otra vez), es la historia de una obsesión, de cualquier fragilidad, es una ficción que atrapa, estremece y desborda; y es también una fiesta del teatro que nos mata suavemente con su canción.

Publicado en Leedor el 12-9-2011