II Antología OUTSIDER

1
16

Ediciones Outsider presentó su II Antología con 13 relatos que incluyen autorxs emergentes y consagradxs. Destacamos dos textos: el de Gabriela Cabezón Cámara y el de Patricia Suárez.Dirigida por Valeria Iglesias y Enzo Maqueira, Ediciones Outsider comienza su II Antología de relatos con un prólogo de ambos editores, reflexionando acerca de cuán cerca está hoy un escritor de ser un outsider, criterio para seleccionar los 13 nombres cuyos textos conforman este libro. Quizás podamos pensar también al cuento mismo como un outsider de la contemporaneidad.

Nos detenemos en dos perlas que nos llaman la atención de la antología.

La Reencarnada, de Patricia Suárez, un texto película, que implosiona de acciones, que nos hace viajar, que dura y se hace performático, quizás revolviendo la maestría dramatúrgica de su autora. Es un texto distinto, y me parece también, desde la creatividad que propone, andante por los bordes y especialmente de lo que puede pensarse sobre el concepto moderno (y posmoderno) del personaje y el conflicto, con sus formas resolutivas de llegar a un final.

El otro texto al que quiero referirme de los dos que me llamaron la atención es No Mata, de Gabriela Cabezón Cámara. Debo decir que mientras escribo esto ya he probado una pizca de de su novela La Virgen Cabeza (2009), gentileza de otra editorial, Eterna Cadencia, y que estoy entre divertida, atrapada y pensante con el juego propuesto, atravesando la experiencia que seguramente será motivo de otra nota.

Pero volvamos a No Mata, este relato biopic, si se me permite la extrapolación del término, ficción después de la ficción y después de los géneros, que recorre la breve pero contundente biografía de Omar Octavio Carrasco, quien a los tres días de convertirse en soldado de la patria fue brutalmente asesinado a golpes por sus superiores del Ejército Argentino en la turbulenta Neuquén y pasó a la historia desde ese hecho trágico, y que resucitó un mes después, como nos explica la ficción y la realidad, auténtico Jesús Cristo que así nos redimió de una de las peores plagas de la historia argentina: la colimba.

La historia es de todos conocida, sin embargo el ritmo narrativo lo puso Cabezón y es de ella. A los saltos, entre barroco, esquizo y desencantado. Se deja ir por ese desfiladero al borde de la muerte, por dónde circula un camión lleno de pollos muertos como los segundos fatales-finales de la memoria. Y el dato intelectual que nos informa quién es ese chico, de qué semen cristiano, sudamericano y milenarista viene, al mismo tiempo que atraviesa la subjetividad posible que debe desbolarse mal capaz cuando la parca está cerca.

Al revés de la Reencarnada, esto es puro flashback simultáneo de tiempos espacios, que reconstruye sintácticamente los golpes de gracia, sujetos predicados que tratan de entender, y crean sus territorios, sus esquinas, sus paradas, sus excusas, sus demoras y sus apuros, hasta el envión final donde todo se detiene: la muerte.

Dos perlas entonces, entre La reencarnada y No Mata?

Ediciones Outsider: esperamos la III Antología, con sus prólogos, con sus pasajes de emergentes a consagrados y de consagrados a emergentes, pero sobre todo, con la posibilidad del ejercicio que proponen: encontrar otros textos.

Publicado en Leedor el 3-0-2011