Mujeres de ambas clases

0
4

Un recorrido poético que nos acerca a una parte casi inexplorada de la obra literaria de José Sanchis Sinisterra, autor de “Ay, Carmela”.El recorrido poético que propone “Mujeres de ambas clases” nos acerca a una parte casi inexplorada de la obra literaria de José Sanchis Sinisterra, a quien se conoce principalmente por su premiada obra “Ay, Carmela”.

Todo lo que pasa en la escena es sutil. Cada gesto suma: las caras, las manos, los pies y las voces.

La escenografía es mínima, sólo para dar marco a las actuaciones que necesitan de muy poco.
Los textos exploran el mundo femenino de una forma tal, que parecen escritos por una mujer.

Mal dormir: Dos hermanas. Una acaba de llegar a la ciudad escapando del pueblo y la otra malvive en la ciudad trabajando de limpiadora. Mientras ésta lava los urinarios, se intentan también limpiar los sucios recuerdos de familia. Ambas negocian con sentimientos y recuerdos para llegar a un cambio de roles y de destinos.

Dos amigas: Las une la figura de un hombre, el hermano de una, el amor de la otra. ¿Rivalizan? ¿Es él lo que realmente las une? Si se despedaza una mentira, los pedazos son la verdad.

Valeria y los pájaros: Obsesionada por ponerse en contacto con el espí­ritu de su único amor de quien se enamoró cuando tení­a quince años y que murió poco después. En sucesivas sesiones de espiritismo desfilan ante ella familiares, conocidos de él.

La máquina de abrazar: Un viaje hacia el sentido de la existencia que camina junto a la necesidad humana de comunicarse.

Sangre lunar: Nos recuerda cómo nos relacionamos con las diversas presencias ausentes que nos rodean en nuestras vidas. Un lenguaje en busca de una forma: planteando recorridos hacia preguntas sin respuestas.

Publicado en Leedor el 13-08-2011