Cosa de chicas

0
10

Andrea Gigante en Séptimo Planeta, para plantar el propio con su universo poético particular.Una grata noticia encontrar galerías de Buenos Aires cuyos gestores apuestan por artistas emergentes. Tal es el caso de Emilia de las Carreras o de Valeria Calvo , entre otras, y tal es el caso de esta nueva ocasión que se exhibe en Séptimo Planeta, con una exposición conjunta de Andrea Gigante, María Equioiz y Andrea Lázaro.

Andrea Gigante, con solo 24 años ha participado de diversas muestras, siendo seleccionada para integrar el equipo de artistas que realizó la instalación de la UMSA (cuya carrera de Artes Visuales está finalizando) en la pasada edición FASE 3, en mayo de este año. También fue seleccionada en el encuentro de Ospite Inatesso realizado en Buenos Aires, el proyecto que dirigen Elizabeth Aro y Guido Anderloni y que contó con la co-curaduría de quien escribe esta nota.

Queda claro a esta altura que parte del placer que da ver expuesta a Andrea se relaciona directamente con seguir diariamente su formación y su carrera, que la recorta dentro del panorama emergente como una nadadora en las aguas de la poesía visual, con una vuelta de tuerca propia desde el lado de la imagen.

Justamente, la serie que presenta en Séptimo Planeta, compuesta por 8 collages de técnica mixta que incluye dibujo, foto, palabra, juega en ese terreno que a la artista tanto le gusta, el de la conjunción entre la serie narrativa y la obra única, entre el todo y el fragmento, entre lo perenne y lo efímero, como modos de construir sentidos, donde la palabra se integra con el color, la forma y el espacio, volviéndose un elemento plástico gráfico renovado.

El mundo del género no está exento, no sólo dándole nombre a la muestra. Andrea Gigante ofrece un sistema de obra atravesado por su propia condición como motor de búsquedas.

También hay que decir que ese sistema tiene otra gran vertiente en la tradición romántica y expresiva, donde ciertos juegos verbales como ser y vivir, dar y tomar, crecer y modificarse, amar y ser amado son fundamentales en su relación con el tiempo y el espacio. Parte de este juego es la clave de su amor por las flores.

En su blog hay justamente una pieza de la artista que la pinta de cuerpo entero con esto último que acabamos de escribir. Se llama Tengo una canción para vos, podría dártela? Sigan el link y disfruten de los 37 segundos que la artista regala a quien quiera asomarse.

Publicado en leedor el 7-8-2011