Haití en Venecia

0
9

Haití participa por primera vez de la Bienal de Venecia con una de las propuestas más desafiantes de la exposición: voodoo y arte.El Reino de Haití en este mundo
Muerte y Fertilidad

Haití participa por primera vez de la Bienal de Venecia con una de las propuestas más desafiantes de la exposición: voodoo y arte.

Presenta la obra de 15 artistas que conforman el grupo de Grand Rue, escultores que realizan potentes collages, reciclando los desechos de una sociedad sobreviviente.

Sus trabajos refieren a su herencia cultural Afro-Haitiana con una mirada al futuro en tono de ciencia ficción, finalizando con el acto transformador del ensamble.

Muerte y Fertilidad: Tánatos y Eros. Los opuestos se unen y generan la propuesta.

El envío de Haití a la Bienal de Venecia es descripto así por su curador, Daniele Geminiani(1):

“Es la luz en el ojo que continúa brillando aún cuando el ojo está cerrado; es el fuerte deseo de moverse mas allá de los modelos y simplificaciones que reducen la comprensión de algo, en una mera definición.

Voodoo es una religión basada en el instinto de salvación, una de las más turbias, refractadas en una copa de vino.
Los artistas tienen este background, trabajan en el barrio de Grand Rue. Allí nacieron y permanecen adonde el sol entra en las casas como una especie de cámara que en lugar de lente tiene múltiples agujeros de alfiler.
El pabellón de Haití, rinde un homenaje a Édouard Glissant, el escritor y filósofo caribeño, recientemente fallecido.
“(…) Cuando el Oeste conquistó el mundo, repetían ‘nosotros traemos la civilización, nosotros traemos la luz,’ pero no era cierto. Comprender significa absorber algo dentro de uno mismo. Esto significa aplicar tus propias reglas a los otros. Yo digo que ésto no es posible. Yo no pretendo decirles como deben actuar en referencia a mi sistema de luz. Yo reclamo el derecho a la opacidad que todos tenemos.”
(Entrevista de Edouard Glissant realizada por Fabio Giaretta, 2009; fuente: “Trickster,” publicación del Master en Estudios Interculturales , Universidad de Padua.)

(1) Catálogo de la 54ª Exhibición de la Bienal de Venecia. ILLUMInations, 2011.

Una cultura que expresa el derecho a la opacidad, atrae la mirada de quienes se reconocen en ese reclamo. Tal es el caso de Olivier Laban-Mattel, el fotógrafo francés que ganó el premio World Press Photo www.worldpressphoto.org, en la categoría Historias, con una relato fotográfico titulado “Terremoto en Haití“. La imágenes transmiten esta tensión entre muerte y fertilidad, en un equilibrio de polos opuestos que comparten intensidad y sentido, arte que surge de la tierra más árida.

Publicado en Leedor el 27-07-2011