El elegido (II)

0
8

Transcurre el tramo final de El elegido, la telenovela del año 2011 de la TV argentina.¿Anunciaba en los primeros capitulos de los que dimos cuenta allá por enero de este año que El elegido iba a ser lo que es? ¿Anunciaba el estallido actoral de Leticia Brédice, la maduración del personaje de Lito Cruz, la solidez de actuación de Luciano Cáceres? ¿Anunciaba la transformación del personaje de Pablo Echarri candidato a Presidente!!!!? ¿Anunciaba la muerte violenta de los padres del protagonista, exmatrimonio en la vida real de Patricio Contreras y Leonor Manso una de las escenas más violentas de la tv de los últimos tiempos?. ¿Anunciaba la novela de las 23 de Telefé, la violación de su protagonista o la escena de posesión demoníaca de los últimos capítulos?

Decíamos en aquella nota que se abrían líneas supuestamente claras. Erróneo. El elegido cruzó cualquier género para instalarse en una ficción política con juegos de poder que diagonalizaron periodismo, justicia, influencias, trata de personas, candidaturas políticas, elecciones sexuales, represión, sumisión. No podemos decir que de un modo nuevo en la TV argentina, pero sí de un un modo justo y con un guión acertado y prolijo.

De los personajes que fueron de menor a mayor, sin duda, figuran la ambiciosa Greta con la actriz Mónica Antonopulos que logró con los matices de la fría y sufrida abogada lesbiana, ser un verdadero pilar de la novela. La perversidad de David, interpretado por el actor y director teatral Luciano Cáceres, que fue encontrando su personaje, pese a nunca definirse como el verdadero antagonista de Andrés. En un escalón más arriba, Lito Cruz y su Oscar Nevares Sosa el sutil tirano con ambiciones de poder desmedida, alrededor de quien gira todas las lineas de la novela.

Los aplausos mayores se los lleva sin duda Leticia Bredice, en ningun producto anterior tan completa, tan llena de recursos, con tanta variedad de registros: la ironía, la insanez mental, la parodia a la forma de hablar de su clase, la agonía, la tristeza extrema, la impotencia.

Este personaje que, si pudiéramos, lo haríamos funcionar como el termómetro de la tira, tal como fue cruzando territorios desde un estado de matices a un explícito lugar del lado de la maldad. Es que en el último tramo El elegido asumió definitivamente transcurrir en medio de los avatares de la lucha entre el bien y el mal, cada vez más extremos, cada vez más evidentes.

Sí decíamos en aquella nota de enero que el producto era bueno. Y sí lo es. Nos hizo entrar en un mundo de la pura ficción, la ficción extrema, diría, con animaciones para los dibujos de Alma, con sueños, visiones, juegos de espejos. Dejando el extremo naturalismo de las tiras del Canal 13, apostando a un cansancio del espectador por esas propuestas. Pese a que los ratings que figuran en la web dan como ganador a su competidora Herederos de una venganza es notable la cantidad de gente que elige El elegido. Curiosa manipulación de los numeros? Los mismos internautas desconfían.

Los nuevos destinos de esta TV pasan por el twitter y las redes sociales, para llegar a cada vez mas espectadores. En el fondo, sin embargo, al espectador tipo que somos siempre nos seguirán gustando las mismas cosas..

Publicado en Leedor el 27-07-2011