Festival de Rafaela

0
11

Estamos en la ciudad santafecina de Rafaela viviendo el 7º Festival de Teatro que termina mañana.Festival de Rafaela

Calidez es el sustantivo que le cabe al recibimiento que nos dio la ciudad. Llegamos con el festival en pleno desarrollo, cuando ya habían pasado La familia argentina, Los Güerfanos, Jesucristo, Vestuario de hombres, Vestuario de mujeres, La idea fija y Souvenir, entre otras obras; ya se habían dado algunas devoluciones en debates entre críticos y artístas, espacios de reflexión posible donde el teatro es protagonista.

Además, y principalmente, está la gente: un público avido de ver buenos espectáculos, distinto, bien acostumbrado por una tradición que se percibe en las calles, que se difunde y que intenta acercarse a todos.

En la ciudad se respira eso, teatro. El festival de Rafaela no es uno más de tantos, tiene diversidad de propuestas (teatro clàsico, experimentaciòn, experiencia y juventud), una organización impecable que cuenta con el trabajo incesante de Marcelo Allasino (director artìstico) y con el apoyo del intendente de la ciudad, Omar Perotti; y también tiene encanto, un tanto indefinible, incalificable. La cultura hace bien, el presupuesto invertido en cultura hace bien. Quizás ese sea su mayor encanto: la preocupación desde la administración pública para que su pueblo disfrute de espectàculos de calidad surgidos de distintos puntos del país. Acercar la cultura y hacer cultura.

Es maravilloso ver las largas colas de gente esperando para entrar a los espectáculos. Las entradas están casi agotadas. El público infantil gana protagonismo con la inclusión de varias propuestas entre las que podemos destacar Vecinas, Arlequín,servidor de dos patrones y Dos payasos y un biombo. La particularidad de estas obras es que se presenta en los espacios vecinales, en las afueras de la ciudad. El teatro se acerca, se nos acerca y nos abraza. Muchos chicos han tenido en estos días la posibilidad de ver obras teatrales por primera vez en sus vidas, con toda la magia y el candor que implica.

El festival, que comenzó el día martes, continúa hasta el domingo. Todavía queda mucho por ver. Se viven jornadas intensas desde la mañana.

Ayer, viernes, tuvimos la posibilidad de disfrutar de tres espectáculos de compañias provenientes de la ciudad de Rosario. El caldero circo y Colón agarra viaje a toda costa, dos propuestas dirigidas al público infantil, y Baby Jane, obra basada en la pelìcula Qué pasó con Baby Jane de Robert Aldrich.

Terminamos el largo dìa con Manipulaciones II: Tu cuna fue un conventillo, la interesante propuesta de Diego Starosta.

Las cuatro obras mencionadas merecen ser analizadas màs en profundidad (cosa que haremos al regreso a Buenos Aires) pero diremos algo:
El Caldero Circo se presentò en la bellísima Biblioteca Sarmiento del C.E.C . La compañía de Objetos El Pingüinazo, representados por Silvia Lermardón y Guillermo Martínez, nos acercaron una propuesta plastico teatral, sin texto hablado, donde los protagonistas eran objetos y figuras manipuladas sin la utilizaciòn de comandos. Acompañados de buena música, colorido y buenas ideas, lograron mantener atentos al público, infantil y no tanto.

A Cólon agarra viaje a toda costa la pudimos ver en el Teatro Laserre. El grupo The Jumpig Frijoles, a partir del texto der Adela Basch, nos regalò una versiòn disparatada de las peripecias de Colòn en su larga travesía para acercarse a lo desconocido. Las aventuras del marinero contadas con humor, canciones y reflexión. Escelente y divertida propuesta.

Baby Jane fue quizá la estrella de la noche. Romina Mazzadi Arro (por Hijos de Roche) dirige una propuesta super intensa que las actrices ( Elisabet Cunsolo y Paula Garcia Jurado) capitalizan al máximo. Es una versión de aquel clàsico del cine que aprovecha sus mejores detalles. Humor y tensión trágica llevados a su mejor expresión.

Finalmente, en el C.C La Máscara (uno de los espacios de teatro más bonitos de la ciudad) vimos Manipulaciones II. Una propuesta super innovadora de manipulación-actuación donde los actores funcionan como marionetas. Tu cuna fue un conventillo es quizá una excusa para mostrar una nueva mirada y un concepto diferente para hacer teatro.
Hoy la historia sigue plagada de actividades. Hay mucho màs para contar pero poco tiempo. Ya llegará.

Publicado en Leedor el 16-07-2011