El Box

0
14

La obra que se presenta en el Sportivo Teatral, es la segunda parte de una trilogía de Ricardo Bartís que empezó el año pasado con la La Pesca.Bartís y El Box

La obra que se presenta en el Sportivo Teatral, es la segunda parte de una trilogía de Ricardo Bartís que empezó el año pasado con la La Pesca.

Tras la historia de Maria Amelia “La Piñata” Leguizamón, ex estrella del box que quiere reabrir el gimnasio para su cumpleaños número 50, Bartís nos habla del ser nacional, la traición, los sueños frustrados, la añoranza de intensidad.
La mujer está casada con un (también ex) relator de box, un personaje construido minuciosamente, que representa la necesidad del relato, para que la historia pueda existir.

Ella espera que las cosas se desarrollen de determinada manera, y ante lo opuesto de la realidad se desata la tragedia.

Ningún artefacto funciona, ni el proyector, el teléfono, las guirnaldas, nada. Y todo es realizado con un objeto que tiene otra función, el destornillador es para acomodar las vendas, y la birome para atornillar, con la naturalidad del decadente acostumbrado.

Proyecciones en super 8 del pasado glorioso del box, Mohamed Alí -cuando era Clay- y Licolino Locche, sirven de marco de las más insólitas reflexiones: “Obama le debe mucho a este negro”, observa Maria Amelia en medio del desenfreno.

El elenco -tan singular como el Sportivo Teatral- permite exponer la profundidad de los personajes.

En medio de una lluvia de patadas se escucha desde el piso una voz estoica que sentencia “un poco de dolor organiza”. Rasgos inconfundibles del director, que pareciera no olvidarse de nada.

Publicado en Leedor el 14-7-2011