Copa América:amor y fútbol

0
54

Breve comentario sobre la primera victoria de Argentina en la copa América.
Pese a los pájaros de mal agüero (cuac, dos goles) que disfrutan viendo marchitar al ídolo que nunca empieza a ser, hoy la Argentina le ganó 3 a 0 a un segundo equipo costarricense, con la mejor actuación de Messi desde que juega en la selección argentina. El diez argentino, dio por lo menos 7 u 8 pases gol sin contar los dos que terminaron en la red, luchó las pelotas, discutió un poquito y hasta se lo vió cambiar el semblante ? poniendo un poco de imaginación porque la expresión no es lo suyo ? cuando algunos optimistas ya coreaban su nombre ante el primer, si, sí, ante el primer buen pase que dio antes de los 3 minutos del primer tiempo.

Es que fue evidente la buena onda de la hinchada cordobesa que estaba dispuesta a demostrar a un país – ¿o sería a los santafesinos? – cómo se alienta a un equipo y se intenta apoyar un proyecto de ídolo capa caída o.. . cómo se levanta el ego de un buen jugador de fútbol que la última pelota que había tocado la había colgado en la segunda bandeja del estadio de Colón ? haciendo de eso un tema nacional – o por lo menos, cómo se hace sentir mejor a un muchachocon cara de bueno que es alabado en todas partes? menos en su país -, que lleva el mote del ?mejor jugador de mundo? por ganar copas y copas con el Barça (el equipo más poderoso del mundo – ¿lo seguirá siendo entre la proliferación de los ?indignados??- ) y que carga en sus espalditas la monumental (¿bombonera?) comparación con un dios sudaca, que además de dios es bandera, cuando él apenas es un record deportivo en un poster.

Pobre, la sensación es que solamente quiere que lo quieran, que le den un poco del afecto que en tierras lejanas le brindan a borbotones. Su carita pide que se entienda que los euromillones no alcanzan para ser feliz y en el fondo es un pobre niño rico que tiene tristeza.

Magia sobra pero para estar en el altar de los pocos, falta. Quizá algún día llegue. ¿Por qué no? El triunfalismo todo lo puede. Hoy, después de jugar en la Selección durante años ? ¿ya serán 5?- siento que recién puede haber dado un pasito.

Mmm, igual no sé, la presión es mucha y contra eso no hay gambeta que alcance. Podrá tener el bronce pero el amor es otra cosa. Él lo sabe. Y tal vez el insistente y algo frío coreo de su nombre no sea más que una estrategia para que se encienda la lámpara . El amor es otra cosa.

¿El partido? Gago, Agüero y el resto que no desentonó ? Zanetti, ¿para qué está? – . En fin, para descorchar no estamos. Despacito y con humildad.. No se puede, ¿no? El ?ole? bajaba de las tribunas y ya estarán cantando ?como en el 86?. Ojo, un poco más y están en el obelisco.
La última. Si Argentina juega contra Uruguay el sábado, querría más que el gol de Messi, silbatina para Forlán que se las dá de señorito y fue demasiado poco elegante en su separación con Zaira despertando la misoginia de unos bastantes. He dicho.

Publicado en Leedor el 12-07-2011