Alonso 1990 2010

0
17

Una exposición permite acceder a obras del maestro realizadas en pastel, ratificando la vigencia de su marca plástica en el panorama contemporáneo argentino. Hasta el 29 de julio en Ro Galería de Arte. Una lección de pintura de alto impacto y placer visual conforma esta propuesta de Ro Galería de Arte, en una exposición casi íntima del maestro mendocino, que se ofrece al público casi como una reunión en casa.

Dos de las obras nos ofrecen paisajes de Unquillo, provincia de Córdoba (donde reside y continúa activo produciendo obras este artista), de corte fauve, sumamente atractivas, con un particular manejo del color. Una de ellas es la que ilustra esta nota.

Otras obras pertenecen a la serie Las muñecas de Redón, en homenaje al pintor simbolista Odilón Redón, donde vemos distintos pintores que cargan sus muñecas, vuelta de tuerca de la vejez-infancia, gesto surrealista y lúdico de su autor. Una curiosidad afectiva e histórica: esta serie de las muñecas de Alonso fue el material que Roxana Olivieri, una de las directoras de la galería, conocedora y ordenadora de la obra del pintor en el mercado, expuso por primera vez.

También se ofrecen obras de otro conjunto genial del pintor, la Serie de los holandeses. Siempre con el trazo y el manejo del espacio que lo caracterizan, con esas perspectivas múltiples y quebradas, vemos a Rembrandt en primer plano y a Vincent Van Gogh por detrás retratando una modelo y presentándose a sí mismos al mismo tiempo.

No falta la temática social, cuyo desarrollo visual es característico del artista, en obras paradigmáticas como La Olla o Los leñeros, o La escalera, relacionada con la apropiación de niños durante la pasada dictadura.

Recordemos que Carlos Alonso nace el 4 de febrero de 1929 en Tunuyán, provincia de Mendoza. Justamente está siendo objeto de una importante muestra en esa provincia, en la bodega Salentein, a la que su principal galería en Buenos Aires se suma con esta exhibición de sus pasteles.

Publicado en Leedor el 7-7-2011