Let´s get lost

0
51

Un documental imperdible sobre el trompetista y cantante de jazz Chet Baker, que puede verse en la Cineteca Vida.LET?S GET LOST
Dirección y guión: Bruce Weber
Música: Chet Baker y otros
Fotografía: Jeff Preiss
Montaje: Angelo Corrao
Drector de arte: Sam Shahid
Productora: Little Bear Productions & Nan Bush
Con testimonios de: Chet Baker, Carol Baker, Vera Baker, Paul Baker, Dean Baker, Missy Baker, Dick Bock, William Claxton, Hersh Hamel, Chris Isaak, Lisa Marie, Andy Minsker, Jack Sheldon, Lawrence Trimble, Joyce Night Tucker, Diane Vavra, Ruth Young, Flea, Rodney Harvey, John Leftwich, Louie Leonardo, Olga Liriano, Ralph Penland, Nicolas Stilo, Frank Strazzeri, Cherry Vanilla, Tony Ward y otros.
EEUU. Año: 1988. Duración: 120 minutos.

Producción documental dirigida por Bruce Webber que fue nominada al Óscar al mejor documental y premio de la crítica en el Festival de Venecia.

El director, a partir de una entrevista y la toma de una serie de fotos, se hace amigo del famoso trompetista y cantante de jazz Chet Baker, uno de los grandes músicos del siglo XX, que junto a Miles David y Louis Armstrong encumbraron el jazz.

Lo que era un pequeño proyecto de fotografía se convirtió, por la fascinación de este director por Baker, en un relato de cine de dos horas donde Webber reflexiona junto a Baker, mujeres, amigos y familiares de él, de lo que ha sido su vida, intercalando vídeos de actuaciones y desfiles del trompetista de Oklahoma.

La película toma más importancia ante el suicidio de Baker un año después en Amsterdam, al tirarse de la ventana de un hotel después de haber consumido cocaína y heroína. Su madre en la película deja clara su postura respecto a su hijo, fue un gran trompetista pero como hijo le había decepcionado.

Impresionante biografía la que construye el director con el que por esos momentos era el todavía vivo trompetista, de como una persona de enorme talento para la música, tiene una naturaleza autodestructiva con él y con su entorno que no puede remediar.

Baker era un extraordinario cantante y músico por intuición, pero luego era un mentiroso y embaucador. Sus grandes pasiones además de la música fueron otras dos, las mujeres y los coches, lo demás le daba igual. Había conocido la fama, la riqueza y a su vez el hambre y el frío, te lo encontrabas junto a las más bellas actrices en la alfombra roja del Festival de Cannes pero luego te cuenta como había perdido todos sus dientes en una pelea.

Un personaje que no deja a nadie indiferente y que cuando lo escuchas cantar te crees que estás delante de un ángel, ahí estaba el magnetismo y el carisma de Baker que fue uno de los pioneros del “malditismo” americano, junto a él ya merodeaban por ahí los músicos y poetas del be bop como Jack Keroauc y sus amigos Charlie Parker y Dizzy Gillespie.

Chet Baker constituye ya un pedacito de la historia de los EEUU. Aquí en Buenos Aires, en la Cineteca Vida, tenemos la posibilidad de ver esta película que cuenta algo de su increible ángel.

Publicado en Leedor el 16-6-2011