El asesino de tu herencia

0
11

Hoy inauguró oficialmente el pabellón argentino en la Bienal de Venecia con la obra de Adrián Villar Rojas realizada a partir del cuento de Jorge Luis Borges Las ruinas circulares.La obra de Adrián Villar Rojas, “El asesino de tu herencia”, basada en el cuento de J.L.Borges “Ruinas Circulares” es una instalación monumental.

Está compuesta por una serie de objetos escultóricos de gran tamaño, distribuidos en forma de bosque, que ocupan la totalidad del espacio, adonde suena una música que evoca un mantra de sonido muy grave.

Todas las esculturas son diferentes, así como los lenguajes utilizados en cada una. Se pueden identificar formas de Animé, abstracción geométrica y gestos expresionistas.

El material es arcilla cruda, y toda la obra es monocromática, utilizando la tonalidad original del material.

Para su realización, Villar Rojas y un equipo de colaboradores entre ellos varios escultores, un director de proyecto, el curador, etc, trabajaron instalados en el pabellón durante más de dos meses “como los mineros”, bromeó el equipo.

Coincidentemente con la inauguración del pabellón, el jurado del 9º Premio Benesse, otorgado por la Fundación japonesa de arte y arquitectura Naoshima, decidió por unanimidad premiar a Adrian Villar Rojas entre los artistas que participaron de la 54 Bienal de Venecia.

El comentario que hizo el jurado en el nombramiento del ganador fue: “Queremos nominar al artista Argentino Adrián Villar Rojas por su imaginativa y “matérica” instalación de esculturas de cemento en el Arsenale por las siguientes razones: El trabajo manifiesta fantasía metamórfica así como poderes transformadores y traslativos, dentro de una forma material arcaica con una imaginería muy contemporánea.
Además, Adrian está inspirado en las nociones de mundos múltiples y paralelos.
El trabajo parece liviano pese al material pesado, y esta experiencia contra-intuitiva hace pensar en la actual evolución de la física cuántica y las filosofías sobre la naturaleza de la realidad y los sueños”.

Una auspicioso debut para Villar Rojas en la Bienal de Venecia, que representa el significado de lo que Rodrigo Alonso, curador de la muestra, llamó “una apuesta al futuro”.

Nota relacionada:
Leedor en la Bienal Día 2
Publicado en Leedor el 3-6-2011