Leedor en la 54 Bienal

0
12

Ya se vivió el primero de los tres días de inauguraciones para prensa de la Bienal.
Gran parte de los eventos tuvieron lugar en las sedes principales: El Arsenal y los Giardini.
La Bienal de Venecia comienza a abrir sus puertas

El Arsenal es un gigante edificio que funcionó como astillero desde antes del Siglo XII.
Hoy es una enorme planta libre que está dividida en once pabellones que en esta oportunidad corresponden a:
Arabia Saudita, Argentina, India, Croacia, Turquía, Emiratos Arabes, Chile, Instituto Latinoamericano, República Popular China e Italia.

El recorrido es laberíntico, sorprendente, y cumple a la perfección con las exigencias curatoriales de la muestra.

Los cambios de clima, al pasar de un pabellón al otro, están muy cuidados.

Casi en el inicio del recorrido, está Argentina con una obra muy potente de Adrián Villar Rojas. A través de formas monumentales e irreconocibles, pero de gran carga emotiva, logra transportar al espectador a mundos inexistentes.

Arabia Saudita presenta a Shadia y Raja Alem en una obra tensa y de realización muy acabada. Tres elementos: un espejo, un ovalo de esferas de acero aplicadas como una alfombra, y un cubo de metal espejado, acompañados por proyecciones de imágenes de video.

Chile con Fernando Prats, artista multifacético de gran calidad, recorre todos los formatos: Video, Fotografía, Ploteos intervenidos, instalaciones con ropa apilada, obra sobre papel.

Román Ondak, de Eslovaquia,
muestra una instalación titulada “Time Capsule”, que es una reproducción exacta y muy impresionante de la cápsula Fénix, con la que fueron salvados los mineros chilenos.

Urs Fisher, (USA) representa de manera hiperrealista, un hombre de parafina con una mecha en la cabeza, que esta encendida, y el hombre se va consumiendo como una vela.

Instituto Latinoamericano, llegó con performances muy diversas, artistas latinoamericanos, pero también artistas europeos que se instalaron en latinoamérica para realizar sus obras.

Un artista alemán, Olaf Holzapfel, realizó conjuntamente con una comunidad Wichi, una instalación totalmente realizada en tejido de Yica.

Y en los Giardini, el pabellón de Japón, se destaca con la obra de Tabaimo. Una animación proyectada en forma múltiple, con paneles de espejos, que lleva al público a una experiencia que lo captura por completo. La proyección transcurre dentro y fuera del pabellón.

En el edificio principal, en las alturas de los techos, Maurizio Cattelán cubrió las vigas interiores con palomas.

Balance: La instalación y el video, seguidos de la fotografía, superan notablemente en cantidad a la obra pictórica y la escultura tradicional.

La experimentación, la inclusión del espectador y el uso del espacio son los temas que unifican a la mayor parte de los artistas.
En contraste, las tres obras de Tintoretto expuestas al comienzo de la exposición, además de generar el goce estético propio de su magnitud artística, dejan sentir la lejanía de los lenguajes artísticos actuales.

En el segundo día que hoy comienza inauguran unos treinta países más.

Venecia durante la Bienal está tomada por el arte. Todos los espacios sirven de pabellones, los grandes palacios estan abiertos al público, funcionando como galerías.

Foto que ilustra la nota: detalle de la instalción del pabellón argentino, obra del artista Villar Rojas. Fotografía gentileza de Sara Echezarreta.

Publicado en Leedor el 2-6-2011