Crónica del Pájaro…

0
19

688 paginas que parecen pocas en Crónica del Pájaro que da cuerda al mundo: un libro inolvidable de Murakami.Haruki Murakami (Kioto, 12 de enero de 1949) es un autor cuya autoridad y reconocimiento ya es indiscutible. Con varios libros conocidos antes (como ?Al sur de la frontera, al oeste del sol? o ?Tokio blues?) en 1995 publica ?Crónica del pájaro que da cuerda al mundo?. Escribir sobre éste último es una tarea compleja. La primera razón es su inmensidad (no sólo en el número de páginas) sino por la condición abarcativa de la historia. Partiendo de la vida cotidiana (y aburrida) de Tooru Okada, que recién deja su trabajo en un bufete de abogados, sin urgencia de conseguir un nuevo trabajo que lo motive, se dedica a estar en la casa y hacer cosas típicas como escuchar la radio, llevar la ropa a la lavandería y tener la cena preparada para cuando llegue su esposa. Murakami nos dibuja un cuadro completamente típico para luego distorsionarlo todo. Tal vez la desaparición del gato o las extrañas llamadas telefónicas son el comienzo. Pero de a poco lo inaudito se va colando por cada rinconcito de sus vidas sin poder regresar al punto de partida. Murakami hace lo que los formalistas rusos llaman ?ostranenie?, es decir, todos los lugares y acciones de la vida se encuentran completamente automatizados y naturalizados, al punto que la mayoría del tiempo no pensamos lo que hacemos sino que simplemente lo hacemos y la única salida a esto es el extrañamiento de todos los objetos y acciones. Así, Tooru Okada comienza a tropezarse con situaciones impensadas en su aburrida vida, con personajes completamente excéntricos y con la resignificación de todo su pasado. Pero la ostranenie tiene un fin que es la catarsis y Murakami no priva a su protagonista de este objetivo sino que se la brinda de la forma más extravagante: como núcleo de todo el texto, la catarsis que hace Tooru Okada sucede adentro de un pozo. Allí, centro de purificaciones, suceden los viajes temporo-espaciales más fantásticos de la novela.

Pero no sólo a nivel narrativo la obra de Murakami es abarcativa, sino también a nivel genérico y discursivo. Se dirige a todos los gustos, ?Crónica del pájaro que da cuerda al mundo? contiene la fórmula del género narrativo primariamente, pero secundariamente encontramos novela histórica, género epistolar, crónica, biografía, realismo, fantástico, artículos periodísticos, ensayos filosóficos, relatos eróticos, chat, entre otros. De algunos más, de otros menos, pero todos forman parte de esta inmensa crónica. Su fusión no es ordenada, se construyen a través de un laberinto donde la simbología y lo onírico nos hacen perder los límites entre realidad y fantasía. En caos, las historias se desarrollan en espiral, en cajas chinas (una dentro de otra, dentro de otra?), con repeticiones que no se parecen y los dobles que se disparan por todos lados. Los personajes imprimen su extravagancia en las historias. La geografía de los nombres de ?Creta Kanoo? nos permite hacer un viaje peninsular y espiritual, la disposición del vecindario nos permite conocer a May Kasahara una pequeña cuyas reflexiones y consejos sobre ?la muerte?, ?la gente pato? y ?los adultos? deja boquiabierto al protagonista, a nosotros y crea un vínculo afectivo que hace extrañarla cuando no aparece en escena y así con cada personaje, que es único.

Un libro sublime, un juguete increíble. Las 688 (y 905 para la edición pocket) páginas parecen pocas al final, nos quedamos con ganas de más. Sin duda es para releer, tanto de principio a fin como los fragmentos de historias y reflexiones. Se puede decir que es de estos libros que se destacan cualitativamente de los demás, que marcan un antes y después inolvidable en la vida de los lectores.

Publicado en Leedor el 30-05-2011