Shelter

0
9

Una pintura de la sociedad búlgara en tono de absurdo

Lo peor que le puede pasar a un punk es que lo agarre el viento y la lluvia.

Shelter es el primer largo del director búlgaro Dragomir Sholev, que cerró el último BAFICI con mucha risa durante la proyección, y con muchos aplausos en su final.

Es que Shelter, de distancia de aquellas historias de adolescentes, que hemos visto durante el transcurso de aquella edición del Bafici.

Ya que el conflicto que se genera dentro de una familia cuando su hijo de 12 años desaparece por dos días, lo vemos desde adentro de la misma, y sus diálogos apelan todo el tiempo a la ironía rozando la parodia, para mostrar un padre y una madre en desesperación, el hijo en cuestión y dos amigos punks.

La presencia del humor no obstaculiza la profunda pintura de la sociedad búlgara actual, todo lo contrario. Porque los diálogos están hechos a la medida de sus personajes y la presencia de lo cotidiano, sumada al absurdo de la realidad que los desborda hacen de Shelter un relato profundamente humano, tenso e inesperado.

Publicado en Leedor el 18-05-2011