La reina Kusama

0
10

Yayoi Kusama en el Museo Reina Sofía de Madrid, en una retrospectiva única.La japonesa Yayoi Kusama (Matsumoto, 1929), aquella que se hiciera famosa por su trabajo con puntos y ciertas alucinaciones que podríamos asociar con la persistencia retiniana y la repetición de patrones, está inaugurando su gran muestra retrospectiva en el Museo Reina Sofía de Madrid.

Artista con exposiciones individuales ya desde joven, desenvuelve su obra en torno a las instalaciones, esculturas, filmes y poemas. Célebre por sus Esculturas de acumulación (1960-1965) y sus Redes de infinito (1960-1970), donde la trama de puntos tensiona las relaciones de color hasta la saturación, su nombre suele estar presente en cursos de artistas mujeres y en referencias a la Abstracción Excéntrica en aquella exposición fundante realizada por Lucy Lippard en 1966 en la Fischbach Gallery de Nueva York que tuvo como protagonistas la obra intensa de artistas mujeres, entre las que se cuentan Yayoi, Bourgeois y Hesse.

Su estética está atravesada por una interesante conciliación entre lo fácilmente distinguible y lo al mismo tiempo sumamente complejo, dando una vuelta de tuerca al elemento surrealista, pop, minimal y a las búsquedas geométricas.

Es considerada la artista actual más importante de Japón. Su muestra de 2005 KUSAMATRIX, en el Mori Museum de Tokyo. fue visitada por 520.000 personas.

El curador de esta retrospectiva, Frances Morris, sostiene en el catálogo que el foco de la exhibición está puesto en las primeras etapas, cuando ella comienza a trabajar con lenguajes específicos que capturan su energía creativa y conformando sus tempranas obsesiones. También se exponen las series menos conocidas, como las de los collage fotográficos que Kusama compone al regresar a Japón en 1973, cuando prácticamente se interne entre su estudio y la clínica para continuar trabajando bajo esta condición.

Los registros de sus performances como Walking piece o Self-Obliteration reflejan su búsqueda formal sensual característica de la artista. Diez años después escribe su novela Suicide Addict. En toda esta producción prevalece el tema de lo corporal, y lo orgánico descolocado, en la deriva provocada por la relación color/forma como protagonistas absolutos, que también la acercan a los propuestas neoconcretas de sus entonces contemporáneos brasileños, proponiendo a Yayoi como un espírítu sensible que prefigura la tendencia del arte contemporáneo a hacer estallar la relación arte/vida y a resignificar lo biográfico en la propia obra.

Además, esta retrospectiva permite acceder a sus obras actuales, como I´m Here, but Nothing (2000), y otras de tipo proyectual realizadas para la ocasión, como Infinity Mirrored Room ? Filled with the Brilliance of Life (2011).

Publicado en leedor el 11-05-2011