Los modernos: Fo, el filoso

0
13

Los Modernos inventan una nueva forma de decir el mundo a partir de la subversión del lenguaje que resulta subversión de la cultura y de la historia. Empieza la segunda temporada.?Somos otros, somos los hombres hechos, los hombres escritos que se aprontan a terminar de escribir sobre el mundo los trazos caprichosos de su civilización. Casi no queda en el planeta un espacio en blanco que no hayamos estropeado con nuestras pretensiones y nuestra desmedida significación. Si lo hubiera, ya nadie sabe dónde está, de modo que no hay mejor alternativa que inventarlo??
Fogwill (2003)

Muchas veces nos preguntamos cuánto se puede decir todavía acerca de lo humano, de la civilización y de la cultura sin caer en frases desgastadas o en filosofías en desuso; y cuánto de lo dicho (todavía dicho) nos sirve para algo: para reinventarnos, para mejorar, para seguir pensando, escribiendo o riéndonos.

En su nuevo espectáculo, Fo, el filoso, Los Modernos inventan una nueva forma de decir el mundo a partir de la subversión del lenguaje que resulta también subversión de la cultura y de la historia. Del arca de Noé a los cinco de Liverpool (sí, cinco contando a Fo), de la Antigua Grecia a Divorcity, de Sócrates a Blancanieves, este dúo nos invita a un recorrido delirante por las inagotables posibilidades que nos ofrece el lenguaje: multiplicidad de sentidos, absurdos y hasta la posibilidad de un nuevo esperanto devenido en esperpento.

Alejandro Orlando y Pedro Paiva no necesitan de muchos elementos (en escena sólo cuentan con sus polleras negras, sus camisas con volados, zuecos, una calva y una pelambre) para deslumbrar: el cuerpo, la palabra y la inteligencia les basta para dejar atónitos a los espectadores durante más de una hora.

Se deslizan por los más diversos temas: las malas palabras, el espíritu y la materia, la ñ, los celos, el amor, el divorcio, el sexo, la vida, la muerte , las creencias y la figura de Fo, el filoso (el filoso Fo), aparece cada tanto para ordenar todos los sentidos en fuga. Los textos, que funcionan como breves historias o reflexiones, se ven amenizados con canciones de los más variados ritmos, como el pop, el flamenco, la bossa nova o el rap.

Los modernos no paran de hablar y es un gran mérito esa forma hilarante y casi perfecta que tienen de ir de una idea a otra. Hablan casi todos los idiomas (portugués, inglés, italiano, español) pero no hablan ninguno, quizá porque hay algo universal en el lenguaje del humor, en la filosofía del humor. Fo, el filoso resulta ser, entonces, una especie de tratado sociológico, filosófico y poético que pone en abismo a la cultura y que lee, en clave de humor, lo absurdo de todo lo real.

Para terminar diremos algo sobre estos dos señores que suelen disfrazarse de actores: Orlando y Paiva trabajan juntos desde 2002, desde entonces han montado cinco espectáculos y han obtenido cálidos aplausos, eufóricas ovaciones y bien ganados premios (en Argentina y en España). Merece la pena (o mejor dicho, la risa) acercarse a conocerlos. Nada que haya podido decirse aquí alcanza a dimensionar lo que puede vivir, usted, alguna noche de éstas, en el Teatro El Cubo. Vaya y ríase a carcajadas.

Publicado en leedor el 24-01-2011