El límite

0
7

Opera prima que sorprende por su preciosismo en la competencia BAFICI 2011.
Un retrato de la perversidad

Si algo puede definir este film, no precisamente es el género, sino su clima por momentos asfixiante que crea su director. Pero es que la perversidad, no es una característica desconocida, sí puede llegar a ser desconcertante, cuando se da en todo un pueblo.

Un joven médico, y por demás apuesto, (detalle imprescindible para esta historia) llega a un pueblo llamado Beauval. François atrae la atención apenas llega, de todos sus habitantes, en un comienzo más de un grupo de adolescentes, que practican ciertos rituales?

Los puntos suspensivos podrían graficar al denso clima de La Lisiere, donde nada se explica, algunos hechos suceden, el más relevante, la muerte de una adolescente de 12 años, en una ruta, de noche, y colocada de ex profeso en ella por sus amigos.
Absolutamente todo esta basado en la estrategia de la sugerencia, más o menos sutil, siempre cargada de una perversidad particular.

Un tratamiento interesante, que sorprende por el preciosismo del manejo cinematográfico, mas aún siendo esta una ópera prima. Muy buenas actuaciones, muy francés, un poco noventoso, que mantiene al espectador atento y tenso hasta el final.

Publicado en Leedor el 18-05-2011