Manipulaciones II

0
15

De un gran rigor, la obra de Alberto Vaccarezza alcanza una altura estética realmente magnífica.Los guapos manipulados Sobre Manipulaciones II: Tu cuna fue un conventillo

Inmigración: españoles e italianos viviendo codo a codo, palmo a palmo, en los conventillos de principios de siglo. El lunfardo, el tango arrabalero, la sordidez, el machismo exacerbado, (en donde la mujer vale mucho menos que un trapo), y la sangre a punto de derramarse en cada cruce, en cualquier refriega entre ?guapos?. Y todo esto, narrado a partir de la notable pieza Tu cuna fue un conventillo (1925) del extraordinario autor de sainete criollo Alberto Vaccarezza, es generado mediante la utilización de un procedimiento de actuación realmente sorprendente, absolutamente orgánico y creativo.

Los actores se manipulan entre sí y, al hacerlo, no sólo generan bellísimas coreografías y desplazamientos escénicos que no se quedan en el alarde meramente técnico, sino que, (mucho más importante aún), resignifican por completo el texto de Vaccarezza, y construyen un espectáculo dotado de una teatralidad exquisita, en el que los cuerpos se transforman literalmente en marionetas vivas, que sufren, gozan, lloran, reclaman y pelean. Y el artificio sucede. La verdad del teatro aparece en todo su esplendor: la obra nos hace partícipes de la vida en un conventillo de principios de siglo en Buenos Aires.

El teatro como lenguaje alcanza aquí uno de sus puntos más altos.

Esta obra se convierte así en una maravillosa partitura plástica, visual, física y energética impecablemente precisa, en donde los actores por momentos instauran sutiles y decisivos quiebres en los códigos intrínsecos al propio espectáculo. Manipulaciones II es una obra de un gran rigor, que alcanza una altura estética realmente magnífica, y que le rinde un gran homenaje a los quince años del nacimiento de la compañía ?El Muererío Teatro?.

Publicado en Leedor el 5-05-2011