El abanico de seda

0
23

Una novela en torno al Nu Shu, la escritura exclusivamente femenina en la China del siglo XIX.Imagino que todas las mujeres al ir al barrio chino o a esas casas de chucherías chinas, alguna vez habrán soñado en vestir un kimono, pintarse y jugar a la ceremonia del té con la elegancia digna de una hermosa geisha.

?El abanico de seda? resulta ser un baldazo de agua fría a ese sueño. Acompañamos a Lirio Blanco desde muy chica a través de todos los rituales que una mujer del siglo XIX en China debe seguir. Su vida transcurre prácticamente en ?el piso de arriba?, el único lugar privado y a la vez única posibilidad de estar sino en los quehaceres de la casa. Al ritmo de la ley ? Una verdadera dama debe eliminar la fealdad de su vida? (dice la madre de Lirio), presenciamos el desesperado e imposible deseo de controlar la suerte de nacer diferente o igual a los parámetros de belleza de la época (como el color de tez o la forma de los ojos).

Por esto, es en la infancia donde transcurre la escena más físicamente dolorosa: el vendaje de pies. El detalle a detalle de cómo se rompen los huesos y se corroe la carne transforma al famoso mito oriental de ?Los Pies de Lotos? en un capricho desgarrador.

¿Porqué el vendaje?. El fetiche sexual del momento consideraba horribles los pies de gran tamaño, a tal punto que las mujeres de esa condición o que se negaban al vendaje de pies eran vendidas como criadas o se consideraban como ?falsas nueras? (titulo que permitía a cualquier varón, de la casa a la que se mudaba, a satisfacer deseos sexuales). Frente a este terror, el dolor es el destino único como así lo es el encierro, ya que, no sólo obligadas por tradición a permanecer en una habitación, sino que también obligadas por la imposibilidad de salir a correr por los campos y arroyos que la rodean, el destino de las mujeres se encontraba escrito desde el primer día: ?años de hija, años de cabello recogido, años de arroz y sal y, por último, de recogimiento? es lo que su calendario indica.

La pregunta es: ¿cómo sobrevivir a esto? Y la respuesta: mediante la escritura. ?Mi única rebelión llegó con el nu shu?, afirma Lirio en lo que es el principio de su libro y el final de su vida. El nu-shu es la escritura secreta que las mujeres crearon para ellas en Hunan, una provincia del sur de China en donde se sitúa ?El abanico de Seda?. Esta tipo de escritura surge debido a la prohibición de acceder a la escritura de los hombres. Pero su sobrevivencia es casi nula ya que, como Lisa See nos cuenta, su transmisión es oral y viajaba de madre en hija o tía a sobrina y los libros que solían escribirse se quemaban en la muerte de su autora y luego fueron quemados en la Revolución Cultural.

Entonces, ?El Abanico de Seda? que le da nombre a la novela, es el espacio donde a los siete años Lirio Blanco se compromete y se confiesa con su alma gemela, Flor de Nieve, y así constituyen una suerte de anecdotario secreto donde purgan sus penas. El ?nu-shu? es mágico por donde lo observe ya que está acompañado por pequeños lugares secretos como abanicos, pañuelos o libros de oraciones, por los más elegantes y coloridos bordados que dan vida a las palabras, por las metáforas que hacen un festejo con los colores y olores de la naturaleza, por el compañerismo que implica sentarse en ronda a escuchar las historias más tristes cantadas en nu-shu y principalmente por su nacimiento como necesidad de la mujer de expresarse. Además, su carácter incompleto por ser fonético y secreto, abre a cada símbolo escrito, varias interpretaciones sobre su lectura, que convierte a la mujer no sólo en una valiente revolucionaria sino en una gran filóloga y semiótica. Y así es como las dos almas gemelas logran sobrevivir a las exigencias de la vida matrimonial, la esclavización de las suegras, la insoportable mirada sobre las prendas que vestían, la presión de tener hijos varones y el dolor de tener hijas mujeres a quienes repetir el vendaje de los pies.

Y como si todo esto fuera poco, a pesar de los intentos de dejar afuera a la mujer del mundo exterior, la revolución Taiping golpea y hacha las puertas de los hogares de toda la pequeña provincia, obligando a las personas a dejar sus hogares y correr (si, correr con pies de menos de diez centímetros) para pasar un crudo invierno de nieve donde el único abrigo que salve a Flor de Nieve y Lirio Blanco sea su amistad. En puntos como este, la novela se hace histórica, la literatura que festeja la amistad y llora el dolor, se fusiona y se entreteje con la historia de la época.

Lisa See es una escritora radicada en Estados Unidos, nacida en París y criada en China cuya cultura es tema de sus libros. Leyendo el periódico ?New York Times?, donde aparecían publicados sus artículos, conoció el nu-shu o mejor dicho, comenzó a investigar sobre el tema hasta viajar a Jyangyon (lugar de nacimiento de esta forma de escritura). Allí conoció a Yang Huanyi, la última hablante del nu-shu, de 96 años, quién le enseñó lo que sabía. De aquella experiencia surgió la escritura de ?El Abanico de Seda?, que se convertiría pronto en un best-seller internacional.

Publicado en Leedor el 14-04-2011