BAFICI: Nüremberg

0
8

Un documental restaurado laboriosamente por la hija del director y que por razones politicas nunca se estrenó en EEUU.La presencia de Sandra Schulberg en la sala de Fundación Proa resultó uno de los grandes acontecimientos del primero de dos sábados del BAFICI. Ella vino a presentar ?Nuremberg: its Lesson for Today? que fuera realizada por Stuart Schulberg, su padre, en 1948 y que por cuestiones políticas no llegó a estrenarse en los Estados Unidos.

Ocurre que a fines de la década del ?40, la Guerra Fría ya se había iniciado y con el bloqueo de Berlin por parte de la entonces Unión Soviética el gobierno norteamericano prefiero no mostrar un documental que dejaba demasiado bien parado a los rusos. Como bien señalara Sandra, los Estados Unidos no son capaces de tener dos enemigos a la vez, por lo que prefirieron olvidar a los nazis y atacar a los ?rojos?.

Un laborioso trabajo de restauración junto al documentalista Josh Waletzky, sobre todo en los aspectos de sonido, nos permiten ahora apreciar los pormenores del primero y más importante de los juicios, llevados a cabo en Nüremberg. Como ella bien aclara hubo otros doce más, uno de los cuales fuera representado en el famoso film de Stanley Kramer.

Algo más de veinte criminales nazis fueron juzgados en el juicio cuyo veredicto condenó a once a la horca (en verdad doce, si se incluye al de Martin Bormann en ausencia). A cada uno de los acusados le dedica el documental parte del metraje resultando impactante (e insultante) la defensa que varios de ellos y sus abogados hicieron, alegando desconocer las matanzas y otros actos de extrema crueldad, por ellos ejecutados. Hay también imágenes muy fuertes pero en absoluto gratuitas de los campos de concentración y especial referencia a los experimentos médicos efectuados por los nazis.

Otros dos comentarios hechos por Sandra Schulberg merecen mención. El primero se refiere a que la primera presentación en castellano fue en Guatemala donde los propios norteamericanos hicieron experimentos médicos y que fue lo que más impactço al público allí (Obama habría pedido disculpas, dijo). El otro fue la seria recepción en Alemania, un país que en palabras de Sandra ?habría aprendido la lección mejor que otros?.

Se exhibe el domingo 10 de abril y la semana que viene sábado 16 y domingo 17 a las 19 horas en Proa. A la mala noticia de que las entradas estarían agotadas se le opone una buena: se seguirá presentando durante unas cuatro semanas más, los sábados en la misma sala.

Publicado en Leedor el 10-04-2011