Por qué gritan las mujeres

0
11

Ternura e ironía en una obra sobre la relación entre hombres y mujeres. Lo nuevo de Pablo Novak.

Pablo Novak tiene una extensa trayectoria artística como músico, cantante, actor y autor. De ascendencia reconocible (y reconocida), supo hacerse un nombre propio (un tanto marginal, si se quiere o se mide la popularidad en términos de apariciones televisivas) en un mundillo que suele ser despiadado. En su extenso camino, ha pasado por diversos programas televisivos, sacó varios discos, participó en famosos festivales de la canción pero quizá su prolífica participación en teatro sea su veta menos visible. Su nombre aparece detrás de proyectos como Sweet Charity, Pizza man y Arráncame la vida.

Nos queda claro que es un hombre polifacético pero también que no puede desprenderse de las pocas y grandes obsesiones que atraviesan su producción: los vínculos, las relaciones de pareja y la atolondrada mente humana.

Por qué gritan las mujeres es la cuarta obra de su autoría que ve la luz (aunque reconoce que hay varios textos guardados en un cajón) y no escapa a ese raro entramado que lo deslumbra, que lo desvela y le da letra.

El argumento de la obra no es tan simple ni tan complejo como parece (Nada es tan simple ni complejo como parece): Un madre sin autoridad, un padre ausente y dos hijas que no saben qué hacer con sus vidas recrean cotidianas y tediosas escenas familiares (el que esté libre de esa rosca que arroje la primera piedra). Un hombre que no sabe lo que quiere pero quiere a todas por las dudas y su psicoanalista completan el cuadro de situación, de situaciones que son puros desencuentros, malos entendidos y gritos de terror. Y este terror no nace del enfrentamiento sino de la angustia de no poder llegar al otro del modo que pretenderíamos llegar, del desamparo de entender, por fin, que estamos solos y que somos frágiles. Tan frágiles.

Por qué gritan las mujeres no es lo que parece ni lo que su título pareciera connotar. No es una mirada machista sobre el mundo femenino ni un grito feminista escupido a la cara de nadie. Problematiza sobre los vínculos entre hombres y mujeres, entre generaciones, entre corazones disfuncionales y mentes disfuncionales que no encuentran otro modo de relacionarse que esa jodida forma de amar y odiar, simultánea y trágicamente.

Es una comedia moderna con personajes y momentos al alcance de e cualquier espectador. Maneja el humor con un dejo de ternura y sutil ironía. Trabaja la constante búsqueda de los seres por encontrarse, por entenderse, por abrazarse. Y no responde nunca la pregunta que plantea (Están ustedes advertidos) porque su propósito último es llenarnos de preguntas y ganas de seguir preguntando, preguntándonos.

Por qué gritan las mujeres se puede ver todos los jueves en el Teatro El Cubo. Es una propuesta que nos aleja de los Campanelli y de la familia unida y nos acerca, en clave de humor, a la siempre vigente Romeo y Julieta. Aunque a los enemigos debamos buscarlos en nosotros mismos, nuestros miedos y nuestras propias traiciones.

Publicado en Leedor el 27-03-2011