El día que no nací

0
8

Digna ópera prima de director alemán e historia argentina.De Alemania con amor

En el 2006 Florian Micous Cossen viene por la primera vez a la Argentina a estudiar a la FUC, y a su llegada a Ezeiza, le ocurrió algo singular: percibió algo familiar, dentro una realidad, que no era la suya. Ese sentimiento lo acompañó durante todo ese tiempo.

A los estudiantes se les permitía asistir gratuitamente al Gaumont, hecho que él aprovechó, con mucho placer, para ver mucho cine argentino, lo que le ayudó a ir comprendiendo una cultura, que es siempre una forma de percibir el mundo.

Se cumplían además 30 años de la abolición de la dictadura, se vivía un clima especial, y comenzó a interesarse y a involucrarse con el tema de los chicos apropiados. Y por otra parte, la identificación se acentuó, porque estos chicos tenían a su vez la misma edad que él. Razón por la cual comenzó a reflexionar, sobre el tema puntual de qué les ocurría a esas personas, que cambiaban de identidad de un día para otro. Que es esa especie dèja vu, por el que pasa la protagonista.

El día en que no nací es la historia de María, una nadadora alemana, que viaja a competir a Chile y durante una escala que hace en Buenos Aires escucha a una madre acunando a un niño mientras le canta una canción. Esas palabras resuenan en su mente, reconoce la letra y comienza a tararearla (grabada en su inconsciente).

Sorprendida y descolocada emocionalmente, por recordar palabras de un lenguaje supuestamente ajeno, decide quedarse en Buenos Aires. Llama a su padre, y éste forzado por la situación le confiesa que fue adoptada y llevada a Alemania en la década de los 70. Ambos comienzan la búsqueda que será el comienzo de un viaje, primero como un flaneur por las calles de Buenos Aires, para luego penetrar al viaje que la lleva a descubrir su identidad.

Desde el primer momento tuvo dos cosas en claro: que no deseaba hacer algo politizado con la idea de explicar la historia por lo que tampoco deseaba aportar datos históricos, ni obviamente imágenes de archivo. Convocó a un grupo de amigos de Alemania, entre lo que está su novia, que es la guionista y a un grupo de actores argentinos para armar esta coproducción, cuyo resultado ha sido exitoso. Porque principalmente, tanto Jessica Schwarz (María Falkenmayer) como nuestra Beatriz Zpelzini (Estela) lograron captar con sus brillantes actuaciones las intenciones de su director.

La historia está centrada en la emocionalidad de sus personajes y la estrategia para contarla se corre de los habituales relatos en relación a esta temática. De allí que tengamos a un Rafael Ferro haciendo de policía, amigo y amante de la protagonista y que su final sea abierto. No hay estereotipos. El film sí contempla cuatro perspectivas para pensar la historia: la de María, la de su padre, la de la familia biológica y la del policía. La estrategia narrativa está centrada en dar cuenta de los sentimientos que los acontecimientos generan a partir de los hechos vividos. Podría decirse que no existen blancos, ni negros y la profusión de grises es para escapar de los buenos y de los villanos. El film es una semana en la vida de María, y en realidad la verdadera película comienza para todos a partir de transcurrido ese tiempo.

39 días de rodaje y capitales alemanes, aunque el espíritu para realizarla fue cooperativo (incluso con dinero del padre del director)ya cuenta con Beta Film para su distribución.

Publicado en Leedor el 14-03-2011