Colorees en la oscuridad

0
12

Opera Prima de Sophie Heldman que acaba de ser presentado en la Sección Oficial del Festival de San Sebastián 2010.Tomar la vida

La muerte en la cultura alemana y suiza no es algo muy importante. Ellos acostumbran a decir frente a esto que ?Van a tomar la vida?. El tema es que esta frase es de hecho bastante ambigua y puede interpretarse de varias maneras.

Colores en la oscuridad es la historia de una pareja de alrededor de setenta y cinco años, que se encuentran plenos, que han tenido y tienen una vida feliz, hijos, nietos y un muy buen pasar económico. Él (Fred) descubre que tiene un cáncer de próstata y decide no realizar ningún tratamiento. Su mujer, (Anita), le pide que se trate, no demasiado, luego ambos devienen un tanto adolescentes. Y, a posteriori de pequeñas idas y vueltas cotidianas deciden concretar algo, que muchas parejas llegan a pensar, por lo común, en el comienzo de sus relaciones, donde nadie puede pensarse separado. El detalle es que ellos naturalmente acuerdan llevarlo a cabo.

Basada en un hecho real, que le tocó vivir a su directora a los 18 años, ocurrido al lado de su casa materna. Fue la experiencia que la llevó a construir este film, en donde es además su coguionista. Desde el comienzo Heldman se propuso ser fiel a la historia.

La generación a la que pertenecen Anita y Fred es la generación posterior a 2da Guerra Mundial, de algún modo es una generación que pudo elegir como vivir sus vidas, cómo envejecer y porque no cómo morir.

A partir de un guión inamovible, su directora decide trasladar esta historia a la imagen, por lo que contó en una conferencia de prensa, que trataba de actuar tanto ella como su guionista, a las personas reales, incluso intercambiando los roles, tal y cual las imaginaba, para que nada menos que Bruno Ganz y Senta Berger supieran interpretar exactamente, como quería que fuesen.

Sin lugar a dudas contar con la presencia de dos figuras de tal magnitud es un regalo, más aún para una ópera prima. Aunque ciertamente la lectura del guión por parte de ambos fue suficiente para convencerlos.

Y de hecho logró lo que deseaba: Una historia sin ningún tipo de concesiones dramáticas, que le deja al espectador todo el trabajo de imaginar: qué palabras, qué diálogos, qué miedos, qué amor, qué tan grande puede ser aquel sentimiento, qué une a dos personas por el término de 50 años, para que una se inmole por la otra.

Y por otra parte: ¿qué pasa con los hijos?, y ¿qué lugar ocupa la fe?. Estos son algunos de los interrogantes que el espectador va a plantearse.

Hay una pregunta vital dentro del film que le hace su hija, quien le cuenta que vio en google que su patología podía curarse y en consecuencia podía vivir varios años, a la que él responde ? no quiero ser un paciente por el resto de mi vida?.

La palabra paciente alude no solo a quien depende en este caso, de la medicina y de sus médicos, sino además a la paciencia, que necesariamente hay que tener para encarar este tratamiento y cualquier tratamiento. Pero también alude a la pasividad sexual obligatoria, ya que uno de los efectos colaterales de dicho tratamiento es la imposibidad de tener sexo.

Y creo, que en el film este hecho es vital para Fred, en el doble sentido del término, porque no se resigna a vivir sin él y porque elige en todo caso, no ser paciente en ninguno de los sentidos, elige mientras su vitalidad se lo permite, elegir un hotel donde hacerle el amor a su mujer, como terminar sus días, ¿para tomar la vida? Y acá otro tema para que es el espectador reflexione: ¿Qué vida?.¿Aquella, que por fin nos conecta (en este caso, abruptamente) con el todo del que formamos parte? ¿Ninguna? ¿Cuál será la que aporte colores a la oscuridad?

Un film, que puede resultar duro, adjetivo ajeno a las intenciones de su directora. Un excelente trabajo, absolutamente provocador, sin ningún golpe bajo, despojado de discursos explicativos, casi minimalista. Una historia de amor, con un final al estilo de las tragedias Shakesperianas, que tanto le gustan a Julia Kristeva, y que están todas juntas en su ?Historias de Amor?. Y que coloca nuevamente sobre el tapete una discusión sobre la eutanasia y sobre el suicidio, dos elecciones fuertemente emparentadas.

Publicado en Leedor el 10-03-2011