Trilogía Rauskra

0
9

La animación experimenta lo no convencional.

La animación experimental en la Argentina es todo un género esforzado y casi subterráneo.

Por eso es de celebrar cuando una nueva obra ve la luz y más si tiene la bendición de ser exhibida en salas, punto de destino de todo el material concebido como cine, más allá de su formato.
Desde Cipolletti en Río Negro llegó al Malba la Trilogía Rauskra de Raúl Szkraba, durante todo febrero, los jueves y viernes a las 18.00hs.

Se trata de tres trabajos de animación realizados por su director y aunados por su tratamiento estético y espiritu de ruptura.
Su cruce de expresiones nació ante la inquietud de llevar más allá su experiencia plástica alimentada por el expresionismo abstracto, el informalismo y el free jazz.

Tratando de dotar a estas imágenes, naturalmente portadoras de movimiento y revolución, del factor tiempo, que entrase en armonía con estás imágenes no cronológicamente, sino como dice Raúl, sino con el tiempo considerado como un plano que todo parece contener.
Un Prometeo urbano encadenado a una azotea de donde todo lo ve, o un anciano rememorando sus vivencias de una guerra en dónde hoy sigue habiendo guerra, espejismos en un temporal o la inquisición en vivo y directo por tv. Un tipo de poesia dónde cada palabra tiene más de un significado haciendo honor a lo que Humpty dumpty le decia a Alicia, de que las palabras son como una valija de viaje. Poesía visual. Historias donde el espectador tiene un rol como le gustaría a Carrol. Y una elección de ir por un camino no fácil ni simplista.
De las partes que integran la trilogía, ya Saturnales estuvo en Toulouse.

La virgen loca en Tandil y Yo Belerofonte ha ganado un premio en un festival de cine experimental en Uruguay. El tríptico en Ripa, un ciclo de cine itinerante por varias ciudades patagonicas de Chile y argentina y a fines de año se vislumbra un viaje a España. El estreno había sido en Neuquén, a cargo del grupo La coosa.
Con todas estas buenas credenciales, más el comentario positivo de Giannalberto Bendazzi, especialista mundial en dibujo animado (reivindicador de Quirino Cristiani), el paciente, obsesivo, delicado y provocador trabajo de Szkraba en este ensayo animado de 65 minutos.

Publicado en Leedor el 15-02-2010