Un hombre serio, por TV

0
7

Esperando Temple de acero, de los hermanos Coen, se exhibe por Cable la pelicula más personal de los directores.UN HOMBRE SERIO – Joel y Ethan Coen

En Un hombre serio de los hermanos Coen, posiblemente el film personal, el relato se centra en la vida de un profesor universitario de matemáticas en la ciudad de Minneapolis a fines de la década de los ´60.

Hay, se podría decir, nunca afirmar, dos supuestas bases de inspiración para la construcción de esta película, primero la infancia de los directores, judíos y educados como tales, hacen un recorrido retrospectivo de su niñez y la segunda posibilidad es que la fuente de ?iluminación? sea bíblica.

Así como en ?Donde estás Hermano?, estaba claramente basada en La Iliada de Homero, esta última producción tiene mucho puntos de contacto con ?El libro de Job? incluido en el Antiguo Testamento. Por supuesto esta referencia en manos de los Coen funciona como parodia del original. Hasta se podría decir que en realidad es una hermosa conjunción de esto con la tan mentada ?Ley de Murphy?.

Job era el hombre justo al que le pasan todas las desgracias al que tres amigos le insisten en que nada de lo que le sucede es por azar y termina desafiando a Dios, pues cree que el castigo que le impone es desmesurado. Lo único que recibe como respuesta es que Dios no tiene que justificar sus actos y además no hay respuestas posibles.

Pero no se quedan allí, el relato esta plagado de simbología judía, que trasciende lo meramente religioso y se asienta en parte en el dybbuk, un personaje del folklore judío de mediados del siglo XIX, en Polonia y Rusia, pero que tiene su origen a mediados del siglo XVI , y también en los cambios en la comunidad judía de posguerra, con el crecimiento de la vertiente conservadora de la religión judía, alejándose de la ortodoxia, pero todavía lejana a la liberal, iniciada en los EEUU.

En principio habría que aclarar que el rabino, ?maestro? dentro de la tradición judía, era aquel que se lo consideraba como el líder espiritual, el entendido en leyes y en la interpretación de éstas, pero también debía dar cuenta de ese saber a través de su conducta cotidiana.

Hoy en día no es más que una carrera universitaria, que puede realizarla aquel que ya haya finalizado otra, con algunas exigencias, mínimas.

Yendo específicamente al filme, anticipada por una frase del Rabi Rashi, (considerado entre los mas importantes pensadores e interpretes del Antiguo Testamento), ?Recibe con simpleza lo que sucede?, éste abre con una escena de antología, ubicada en Europa oriental, hablada en yddish, idioma del pueblo judío en el norte de Europa, (el idioma original es el hebreo)

La razones que tienen es para ubicar al espectador en ?Que estamos hablando aquí? y presentando uno de los personajes mas importantes del filme. El Dybbuk, es una figura del folklore judío que personifica a un alma en pena, puede ser bondadoso o maligno, un alma en busca de venganza o con una deuda pendiente de su vida pasada, que reencarna en cuerpos de seres vivos, para así obtener una segunda oportunidad, pueden ser otras personas o animales.

Recién después, fundido a negro mediante, el filme tiene su apertura clásica, con los títulos y los intérpretes.

Ahí nos encontramos con Larry, un profesor de matemáticas, al que las cosas le suceden mas allá de sus actos o sus ?no? actos, ante estas situaciones dramáticas de la vida cotidiana el no reacciona, y estamos hablando de dramas y no de tragedias, hace lo que se ?debe? hacer, hasta un recorrido por varios rabinos en busca de consejos. Problemas maritales, con sus hijos referente a la función paterna, un hermano genio en pleno brote delirante viviendo en su casa, problemas laborales, educativos y por si esto fuera poco los cambios culturales que se avecinan.

Pero el texto se universaliza, ?Pinta tu aldea y pintarás el mundo? reza una frase atribuida a León Tolstoi pero también a Pablo Picasso, y esto es lo que hicieron los hermanos Coen, en el filme y específicamente en los personajes encontramos toda una serie de conductas muy identificables, obsesiones, paranoias, fobias, sospechas, genialidades, estupideces, amor, odio, indiferencia, perversiones, maldades y el destino. .

Desde lo estrictamente fílmico, esta estructurado en forma clásica, con un montaje lineal, progresivo, algo así como el camino del héroe.

Estéticamente se va adecuando a la época en la que se sitúa, tanto el corto inicial de principios de siglo en tonos pasteles y el plano de forma cuadrada hasta la historia familiar y personal de Larry a fines de los sesenta.

Desde la utilización del color en los ambientes y en la ropa de los personajes hasta en el manejo de la luz con que se los iluminan, tanto a los espacios, sean abiertos o cerrados y los personajes, esta todo trabajado en forma empática.

La música merece un párrafo aparte, la canción ?Somebody to Love? de Jefferson Airplaine recorre todo el relato, y no es casual, pero también la música litúrgica judía en la voz de Joseff Rosenblatt, que supo ser conocido allá por 1928 como uno de los vocalistas del filme ?El Cantor de Jazz?, considerada la primer película hablada, interpretada por Al Jonson., y esto tampoco es accidental, menos en un filme de los Coen.

Como dice uno de los personajes en una de las escenas más graciosas, ?Acepta el misterio? se corresponde con el final del filme en forma muy ilustrativa.

Publicado en Leedor el 3-02-2011