Carlos Amorales

0
43

Un placer muy estimulante compartir ideas y leer las respuestas de este artista mexicano que destaca por su estética y ética. Muchas veces las claves de comprensión del arte contemporáneo parecen caprichosas, enloquecidas.
Amorales es un artista mexicano contemporáneo, nacido en 1971, conocido en Buenos Aires por participar en la muestra Extranjerías, curada por García Canclini y Andrea Giunta en el Espacio Fundación Telefónica en 2009.

Allí exhibía su Historia de la música pirata, (Necrópolis), instalación de medidas variables, vinilo de corte en pared, cd, marcador y equipo de sonido, 2009.

Sus proyectos se caracterizan por la multiplicidad de soportes, el gesto lúdico y humorístico y la actitud crítica hacia cualquier forma de consolidación sistemática de una idea en relación a un mercado.

Comparto aquí con ustedes una serie de preguntas que le realicé para comprender mejor su obra y su acción histórica y estética.

1- Antes que nada hay en la web un texto escrito por tí, se llama Ausentes, lo vamos a incluir aquí (en el link lo reproducimos en totalidad para que lo puedan leer nuestros navegantes).
Me gustaría preguntarte si seguís pensando lo mismo sobre La era de la discrepancia, de todos modos no es la polémica lo que me interesa, si no todo apunte que ayude a pensar la situación del campo artístico latinoamericano, yo trabajo desde el concepto de artistas disidentes, trato de pensar cómo está el campo hoy interesándome más las fisuras, las interrrupciones…

CA: Si, lo escribí como reacción a esa muestra y sigo pensando lo mismo sobre ella. De “La Era de la Discrepancia” aprendí que el hecho de escribir la historia, ya sea del arte o de cualquier otro tema, implica un acto de poder subjetivo y militante que en la realidad tiene consecuencias en el presente. Cuando hice Nuevos Ricos con el músico Julian Léde nos planteamos que la manera en que íbamos a escribir la historia del proyecto iba a ser mediante sus comunicados de prensa. Esto sería a través de la promoción absurda del proyecto y distribuyendo esta información en los medios de comunicación para que esta se fuera pervirtiendo según fuera copiada, pegada y re editada. Esto es en mi opinión lo que ocurre con los intentos de historizar el pasado reciente para sacarle provecho, como maneras de manipular una lectura a conveniencia de quien la hace, que carecen de la supuesta “ética objetiva” del historiador.

2- ¿Cuánto hay en Caca Grande (su libro editado por RM México) de crítica al sistema estético, visual, iconográfico, sensorial, comunicativo, vigente?

En México decimos que sentirse un “caca grande” es el pensarse a uno mismo como el mejor, como un gran chingón? Caca Grande, el título del libro, es un juego irónico sobre una actitud que los artistas mexicanos han tendido a repetir históricamente, que es volverse caciques y obsesionados por el poder y querer controlar todo el que encuentran a su alcance. Esto ha pasado desde el muralismo hasta lo que llamamos arte contemporáneo, y para mi es una actitud retrógrada y negativa que solo fomenta el conservadurismo, que intenta imposibilitar a las generaciones subsiguientes el que hagan una nueva búsqueda de sentido sana en su trabajo. Lo que intenté con el libro es hacer un desarrollo visual sobre cómo una misma forma puede ir cambiando su significado constantemente según su contexto, es un juego visual que intenta enseñarle al niño que los significados de las formas son mutables, que no hay rigidez en los significados de las cosas, que todo es cuestionable y resignificable a nivel interpretativo. En esto sí que hay una crítica, pero también una propuesta, la de enseñar a los niños a ser críticos mediante un juego visual.

3- Pregunta que se me dispara sola frente a tu obra, ¿conocés el proyecto Mnemosyne de Aby Warburg? ¿Y conocés lo que dice García Canclini en La Sociedad sin relato en relación a tu obra, esto de ?el archivo de interrupciones? y a la de varios de tus contemporáneos?

Si, conozco ambos. Hay un texto de la curadora del Cincinnati Art Center Raphaela Platow que discute mi archivo líquido un tanto en relación al trabajo de Warburg y con Garcia Canclini hemos tenido varios encuentros y entrevistas para su libro, además hemos trabajado en una muestra para Buenos Aires que ahora se viene a México.

4- El archivo lìquido, justamente, contemos un poco mejor por qué ?líquido”?

Porque dadas sus características numéricas y vectoriales es esencialmente mutable y al salir de su condición virtual para exteriorizarse en la real (o física) puede pasar de un estado al otro, como el agua. Me pareció un buen símil para describir su mutabilidad.

5- Nuevos Ricos, ¿es una manera de armar un archivo? ¿Què lugar tiene el archivo en tu obra y en tu concepción del arte y de la cultura?

Sí, me es curioso que lo preguntes así pues poca gente lo ha entendido de ese modo. Nuevos Ricos fue un intento por crear una especie de subcultura juvenil basada en la idealización que en mi generación tuvimos por las sub culturas punk y post punk de los setentas y ochentas. En México el gobierno nos prohibió el rock a los jóvenes a pesar de que esa era justo la identidad cultural que más se nos hacía atractiva. Esta prohibición generó muchísima fantasía, frustración, idealización y deseo en nosotros, lo que al menos a mí me empujo a largarme del país a los diecinueve años pensando que me escapaba del infierno de la mediocridad. Con Nuevos Ricos mi mejor amigo desde esa época y yo decidimos vengarnos del sistema e inventarnos lo que entonces no teníamos, es decir procurarnos los medios para realizar nuestras fantasías en público y así dejar de ser víctimas del sistema aunque fuera con algunos años de retraso. Todo este esfuerzo se fue documentando y archivando en lo que ahora es la historia (o el archivo) de Nuevos Ricos. Para mi este proyecto va más allá de ser arte y entra en el campo general de la cultura pues a fin de cuentas si logramos influir en el pensamiento y en la actitud de una generación más joven, proporcionado lo que a nosotros nos faltó. La gran mayoría de nuestro público jamás pensó que estaban ante un hecho artístico y yo creo que eso fue lo mejor pues se pudieron identificar en un nivel más íntimo y que espero sea finalmente más importante y generativo en sus vidas. Nuevos Ricos fue una manera de decirles a los más jóvenes “Si no lo tienes, pues inventalo y hazlo”. De Nuevos Ricos no quedó nada tangible más que el archivo de las cosas que hicimos durante esos años, que son su memoria y la posibilidad de contar esa historia en el futuro.

Me gusta pensar que el hacer arte es una sucesión de acciones fragmentarias que sutilmente modifican la secuencia de nuestra existencia. En este sentido yo tiendo a dedicarme a hacer, documentar lo hecho, archivar e intentar darle un sentido a la historia de esos hechos para así poder comprenderlos y hacer más al continuar el ciclo. Es en este sentido el por qué el archivo me es esencial en el trabajo, además creo también que esto es en parte debido a mi experiencia de haber vivido tanto tiempo como extranjero en una especie de auto exilio. Como extranjero me vi obligado, para no perder el rumbo existencial, a estructurar una especie de microhistoria personal, y a la vez como no tenía dinero y continuamente me tenía que mudar de apartamento se me volvió esencial el solo poseer lo indispensable: los documentos que le daban sentido a mi vida y a mi trabajo. Cuando comencé a utilizar la computadora a mediados de los noventa me pareció muy atractiva la posibilidad de solo poseer información digital, de ser un individuo que en el mundo solamente posee un CD que contiene la información de su trabajo y de su vida. Ahora esta posibilidad ya no me parece tan atractiva e ideal puesto que se ha vuelto un medio sujeto a control social y desde hace unos años me ha vuelto a interesar la expresión material de las cosas, el impacto de lo real en la vida misma, pero sin embargo la estructura numérica del pensamiento me sigue pareciendo esencial para funcionar en la actualidad.

6- ¿Trabajás con colectivos de arte? ¿Te considerás un artista en colectivo?

Esta es una pregunta difícil de responder claramente? No trabajo con colectivos de arte pero constantemente trabajo con distintas personas. Mi estudio está compuesto de seis ayudantes que desarrollan el sentido de mis ideas, que producen pero no se limitan a ser productores, que crean pero sin embargo no son autores individuales si no de la colectividad a la que pertenecen; mi estudio, o el estudio? Es algo que en ocasiones se torna confuso cuando hablo sobre mi obra pues comienzo a hablar como “nosotros”, en plural, pues en efecto somos varios pero sin embargo a la vez soy yo. En ocasiones me gusta pensar en el trabajo de estudio como ocurre en las firmas de moda, donde el nombre del diseñador original (Yves Saint Laurent por ejemplo) se vuelve un nombre de marca que continúa existiendo a pesar de que la persona física ya no existe. No es que ocurra así conmigo, pero si hay un acto ambiguo de disolución del ego en el proceso de mi trabajo, pero que sin embargo se reafirma en el nombre de autor que es Carlos Amorales, que por supuesto no es mi verdadero nombre y del cual a final de cuentas me puedo desprender y distanciar. Es mi fantasía algún día contratar a alguien como director creativo de Carlos Amorales y yo dedicarme, como Phineas Gage, a contar la historia por el mundo.

7- ¿Cuáles son los artistas actuales que te interesan, de cualquier disciplina, si los hay?

Es difícil amar el arte actual cuando se vive en un periodo manierista que se nutre de reciclar referencias pasadas para activarlas solamente en un nivel simbólico. No obstante lo anterior me interesa mucho Dick El Demasiado, como artista, como músico y como persona. También me interesa la obra de la artista Irene Kopelman y su búsqueda sobre los lenguajes de representación en las ciencias naturales, me volvió loco el libro “Tres Vidas Secretas” de Reinaldo Laddaga con su mezcla extraña de historia y ficción, todas estas gentes curiosamente relacionadas a la Argentina. Ademas amo y venero a Hayao Miyazaki y su Estudio Ghibli pues con sus animaciones hacen lo que los artistas en realidad deberíamos estar haciendo, y también en cine me llama la atención Carlos Reygadas pues aunque no me acaban de gustar sus películas (son películas que no tienen por qué gustar) creo que surgen de un proceso de búsqueda muy interesante. También en arte me gusta mucho la obra de Walid Raad y lo que hizo con el Atlas Group.

8- ¿Hay alguna particularidad de los artistas latinoamericanos de sesgo conceptual, que los haga parecidos y distintos? ¿Hay algún rasgo común?

Que la mayoría suspira por haber vivido en la época en que eran jóvenes sus papas y los que si vivieron esa época y ahora son viejos quieren seguir viviendo como si siempre fueran jóvenes.

9- ¿Cuáles son los próximos proyectos en los que estás embarcado?

Desde al año pasado en mi estudio hemos desarrollado una imprenta que imprime a lápiz, lo que además de posibilitar hacer ilustraciones me permite publicar textos potencialmente borrables. El haber inventado un nuevo medio me parece una oportunidad única de desarrollar un proyecto desde su raíz hasta su expresión máxima, es decir que a partir de esta técnica podemos desarrollar una imprenta, publicar libros e incluso hacer una biblioteca, todo bajo esa premisa de hacer textos borrables, enmendables o preservables. La impresión a lápiz significa un eslabón entre el texto impreso en tinta y el texto digital, o sea que es un puente en la discusión sobre las propiedades del texto autoritario y las del texto flexible. Bajo este paramento, por ejemplo, quiero imprimir libros de leyes y borrarlos y con estas leyes borradas discutir con juristas cuales serían las consecuencias sociales de borrarlas. También, dado el clima político que ahora estamos viviendo actualmente en México, me gustaría imprimir textos que han peligrado al querer ser borrados, censurados, omitidos, es decir los textos de periodistas a los que se les ha querido silenciar para así, en esta posible biblioteca, crear un acervo simbólico que preserve la necesidad de mantener el derecho a la información existiendo, como una caja fuerte que simbólicamente preserva este tipo de información. Además me gustaría preservar textos anarquistas que son esencialmente libres de la ley de derechos de autor. Hay muchas ideas y no pretendo mencionarlas todas, pero me gusta la posibilidad de hacer un proyecto así a largo plazo y que genere una vez más la interacción con gente proveniente de distintos medios, con distintos intereses y que manifesté su propio contenido y su propia forma.

Más información sobre los proyectos de Amorales:
http://www.nuevosricos.com/

Publicado en leedor el 24-01-2011