Rudy, parcialmente descremado

0
9

No hay nada más humano que el humor porque refleja la inteligencia y la capacidad que tiene todo hombre de reírse de sí mismo. No hay nada más humano que el humor porque refleja la inteligencia y la capacidad que tiene todo hombre de reírse de sí mismo. ?Fuera de lo propiamente humano no hay nada cómico? deslizó alguna vez Bergson y agregó: ?Para comprender la risa hay que reintegrarla a su medio natural, que es la sociedad, hay que determinar ante todo cuál es su función útil, que es una función social.? La risa, y antes el humor, deben responder a ciertas exigencias de la vida común, deben tener una significación social. Me río de mí para pode reírme de todo lo demás.

En su nuevo espectáculo, Rudy?parcialmente descremado, Marcelo Rudaeff (tal es su nombre real) logra mirarse en un espejo (quizás un poco distorsionador pero la exageración es también necesaria para lo cómico) en el que todos nos vemos reflejados. Hace una caricatura de si mismo y en ella representa a toda una sociedad. Se trata de escenas absurdas de la vida postmoderna, recorridas a partir de monólogos delirantes sobre distintos temas que nos afectan, nos oprimen y nos hacen pensar: el psicoanálisis, las relaciones familiares y de pareja, el desarrollo acelerado de la tecnología, la dieta (Dice: ?Hice dieta para divorciarme de la panza?). Podríamos asemejarlo a varias series de chistes gráficos, como aquellos magníficos a los que nos tiene acostumbrados desde la tapa de Página /12, unidos por la estructura del stand up y una sólida y neurótica presencia escénica. Rudy habla de su máquina de lanzar one liners (chistes de una sola línea). En esa imagen se resume lo que pasa en el espectáculo: Durante más de una hora dispara un chiste tras otro provocando sonoras risotadas. Eso no es poco decir.

Los momentos más interesantes de la obra llegan de la mano de la constante referencia al psicoanálisis (profesión que nuestro protagonista ejerció por largo tiempo y que abandonó con la certeza de que es prefería ?encontrar las risas y no las angustias?), de un monólogo rockero, que utiliza frases o canciones del rock nacional para ilustrar situaciones cotidianas, y de la certeza de que los cambios (los acelerados cambios) de la vida postmoderna nos han hecho mal. Señala Rudy que ?Cuando era chico la gente se conocía en un baile, en una fiesta, en la facultad, en el cine. Ahora se conoce en la sala de chat (?) y ese es el paraíso de la histeria?.

Este show podría llegar a ser como todas las propuestas de stand up que pululan por la ciudad de Buenos Aires pero no lo es. Tiene un plus que es precisamente la presencia de Rudy. Para los despistados: Rudy es un reconocido humorista que se ha destacado mucho tiempo por su trabajo en la gráfica (página/12, la revista Humor, Crisis, etc.) y por algunas participaciones televisivas y radiales. Hace algunos años amplió su panorama laboral con la escritura y actuación de monólogos. La gran capacidad que tiene para poder retratar lo absurdo en la realidad nacional también la aplica en su lectura de la vida cotidiana, logrando un espectáculo de gran calidad.
La primera función de Rudy?parcialmente descremado se presentó el pasado jueves 23 de diciembre en el Café Monserrat con la presencia de Andrés Ini como músico invitado. El jueves 30 estará en el mismo lugar y todos los viernes de enero en The Cavern. Cada presentación contará con invitados especiales y con el sorteo de knishes de papa o chipas caseros.

Volvamos al principio. No se puede hacer humor sin inteligencia por eso es una redundancia hablar de ?humor inteligente?. Muchas veces llamamos ?humor? a cosas que no lo son, que se quedan en la burla, el desquicio o el mal gusto. No es el caso de Rudy?.parcialmente descremado que es un verdadero espectáculo de humor para reírnos de nosotros mismos, de nuestras angustias y fracasos.

Publicado en leedor el 26-12-2010