Mar del Plata 2010: el fin

0
2

En un ámbito de fiesta cinéfila terminó el 25° Festival Internacional de Cine de Mar del Plata, con una buena y equilibrada programación en todas sus secciones.Desde Mar del Plata:

Toda cultura es un modo de percibir el mundo. Estos mundos han sido representados, en su mayoría, mostrando la realidad desde la más profunda forma de comunicar las emociones: el sexo en todos sus matices, como un modo de mitigar la soledad, como una forma de sentirse vivo. Allí, la prostitución no es una elección, sino una necesidad a la que la sociedad empuja. Como empuja a la destrucción de la familia y a la destrucción de los valores, que se van perdiendo irremediablemente, tanto por el abuso de la droga, como del alcohol, en un eterno retorno de causa y efecto, donde el dolor busca mitigarse, encontrándose cada vez con más dolor.

Se han presentado temáticas graves y críticas frente hacia la vida. La mayoría de los personajes participan de situaciones límites, que constituyen el mal social de los diferentes países: consumo y distribución de drogas, homicidios y una violencia irrefrenable. Las historias desarrollan situaciones de individuos, que apuntan casi en todos los casos, a una dirección autodestructiva y profundamente desesperanzada.

Desde el punto de vista del contexto de las historias y de la capacidad cinematográfica de sus autores exite, tanto calidad técnica como artística.Si bien el cine no posee funciones didácticas. Es coincidente, que son pocos los que transmiten una visión positiva de la vida.

Una de las excepciones fue (?Todos vosotros sois capitanes? (Oliver Laxe, España 2010), que narra una historia con adolescentes oscilando entre el documental, cine-verdad y documentación de una experiencia valiente realizada en una escuela para chicos desamparados, en Marruecos: El director invita a los alumnos a filmar una película sobre ellos mismos, en blanco y negro, para describir sus difíciles situaciones. Pero hay un misterio en todo ello: no se sabe cuál será la historia. Después de un tiempo de filmación los chicos, y sus docentes, pierden la paciencia con el director. Se sienten utilizados.

Desde el punto de vista de la planificación del film hay un quiebre del proyecto pero, en lugar de abandonar, el director presta la cámara a los chicos para que filmen lo que sienten. Los alumnos entonces parten hacia el campo y las montañas, lejos de la escuela y de sus difíciles contextos sociales habituales.

En esta segunda parte del film llega la fuerza de la inocencia de los chicos que filman la belleza de la naturaleza. Habría que preguntarse si la primera parte del film fue sólo una provocación para despertar el interés de los adolescentes o si se trató de un verdadero fracaso del director. De cualquier modo, la obra nos lleva a la presencia de lo sublime, que muestran esas imágenes, producidas por los mismos chicos, que han puesto en marcha la creatividad. En una particular escena los alumnos ven pasar un avión y uno de ellos sugiere de cerrar los ojos para ver mejor. Este acontecimiento evoluciona como un sueño de la visión mística que nace del proyecto, tal vez, sin haber sido planificada.

?Vosotros todos sois capitanes?es una experiencia que propone una luz de esperanza y una visión creativa del mundo contemporáneo, aún con las heridas de las dificultades de la vida, injusticias y sufrimientos.

¿Habrá sido una elección del Festival o, simplemente, no había otra alternativa? ¿Es una tendencia actual de los directores trabajar obras que preferieren interpretar el mundo en este modo de definida resignación a las pulsiones más destructivas y degradantes que constituyen la experienca humana?

Es difícil aceptar que estas tensiones y crisis constituyan la realidad de un mundo, sin ninguna luz que nos permita ver una actitud de resistencia, una salida a las crisis que presentan, sino, que todas optan por la desesperación, como solución.

Destacados de Competencia Oficial:

La muerte como trayecto hacia la vida
Silent Souls-Obsyanki-Almas mudas. Rusia, 2010 de Fedor Fedorchenco.

Un poético y maravilloso drama ambientado en la región del Volga, que muestra otra visión de Rusia, la de un país con tradiciones paganas pre ortodoxas, un mundo, donde la naturaleza forma un todo con las personas que lo habitan.

La muerte de la esposa de uno de los dos protagonistas es el pretexto de un viaje emocional, en el que ellos transportan el cuerpo en un auto, realizando un trayecto ritual que finalizará con la cremación del mismo. Durante esta especie de road ? movie, estos dos hombres harán un racconto de sus vidas despojado de banalidades y pleno de pureza y sinceridad.

Aist y Miron acompañados por dos pájaros en una jaula comunican al espectador la necesidad de mantener una cultura a través de la preservación de su lengua y el respeto por sus tradiciones, como un modo de entender cómo y porque son así.

Almas mudas es un recorrido confesional, donde la mirada poética se impone tanto en sus diálogos, como en su excelsa fotografía.

De Caravana. Córdoba, Argentina, 2010. Dirección: Rosendo Ruiz

Estar fuera del frasco

Un film de origen netamente cordobés, tanto desde su temática, como en su producción.

Postal de parte de la identidad de una ciudad, con un cuidadoso registro de sus voces. Armada en torno a la pasión por los cuartetos, la figura de la Mona Jiménez es mostrada desde los espectadores, que son a la vez sus personajes. El eje es una historia de amor entre dos mundos antagónicos, que va a superar, la diferencia de lo que implica para uno de sus protagonistas, el hecho de encontrarse ?dentro o fuera del frasco?, un modo de describir una fractura económico-social dentro de la sociedad.

De caravana surge como un corto realizado hace 7 años llamado ?Soy Talleres?, un equipo de fútbol, que representa a una gran fracción de la sociedad, asociada de algún modo a la misma extracción social, que los cuartetos. Transformado luego en largo el guión fue mutando bastante, ya que la mayoría de las escenas están filmadas de noche.

Sin duda De Caravana es un logro cinematográfico. Una bocanada de alegría dentro de esta competencia oficial. Con un ritmo que no decae en ningún momento, realizada en 6 semanas de rodaje y con un costo de 1.000.000 de dólares. Ésta excelente producción local abre un camino para imitar en el resto del interior del país.

Con una excelente fotografía de factura urbana, sin caer nunca en preciosismos, trabajada siempre, desde la mirada del espectador, este thriller cordobés, de tono tarantinezco ha sido una gran sorpresa para muchos.

Aballay, el hombre sin miedo. Argentina, 2010 Dirección: Fernando Spiner

Un western criollo y federal.

Basada en un cuento de Antonio Di Benedetto esta ópera folklórica de Fernando Spiner es otra apuesta más de su director a lo diferente. Esta vez su desafío fue hacer una película de gauchos, con la idea de la venganza del cuento original, que es el corazón del film.

Con ocho versiones y ambientada en los valles calchaquíes, cuya referencia de época es la marcha de San Lorenzo, (cantada por los buenos y silbada por los malos, y remixada para los créditos finales) este western criollo narra las aventuras de un gaucho mal llevado, resentido, asesino, que luego deviene en santo.

Western místico, que profundiza en el amor, la venganza y la redención, Abalay esta inspirado en el Tesoro de la sierra madre de John Huston, La pandilla salvaje de Sam Pekimpash y en nuestra autóctona Pampa Bárbara de Fregonese, entre otras.

Otra de las felices apuestas de nuestro cine, heredero de la tradición de Lucas Demare, de Favio, de Sóficci. ¡Bienvenido a la cinematografía argentina!

Sobre aquellas películas que existen. Pero que probablemente jamás serán proyectadas en nuestro país.

La mayoría de los críticos en nuestro país escriben en los diarios sobre las películas que son proyectadas. Ergo es casi una norma, que se escriba sobre el cine de Holllywood, que es dominante en el mercado, o que se escriba tangencialmente en otro extremo, sobre aquel cine, que se encuentra relacionado directa o indirectamente a un grupo de poder, que asociado a deseo y saber releva las películas de los amigos, versus colegas y de los amigos de sus amigos versus colegas. Esto en el orden de lo nacional. En el internacional, los invitados como críticos a los festivales extranjeros son esos mismos, que escriben en los espacios (cada vez más escuetos) sobre los premiados, los cuales seguramente tienen una mayor posibilidad de ser exhibidos. Un círculo vicioso, que debería ser virtuoso.

Es claro, que los ghetos forman parte de la realidad histórica de todos los países. No obstante, no estaría de más reflexionar sobre estas cuestiones, que atañen tanto a la función de la crítica, como a un grupo de directores, marginados por el poder de un discurso, que perjudica a unos y favorece a otros, injustamente.

El tema es que el disentimiento implica algunos riesgos, que no son fáciles de soportar. Es entendible, aunque no aceptable. Ya que los críticos deberían poseer una mirada personal, realmente ?independiente? del cine, ausente de intereses locales y en muchas oportunidades ajenas a juicios internacionales, que en muchas ocasiones tienden a pontificar obras, que están lejos de ser merecedoras de tantas adulaciones. Aunque, repito, muchas veces no es fácil disentir en esta sociedad tan afecta al lameculismo. Esto mismo sucede en las Artes Visuales, cuando se recurre a Deleuzze, Derrida, Borges o Levi Straus, recurriendo a la cita de autoridad, para justificar lo injustificable.

Otras cuestiones.

El Festival Internacional de Mar del Plata es nuestro único festival clase A, por lo tanto hay que protegerlo, y por otra parte valorar el trabajo en equipo, de todo un grupo de gente, que hace que esto suceda.

Cuando hablo de este grupo de gente me refiero a su Director, a sus Programadores, a la Presidenta del Instituto Nacional de Cine y Artes Audiovisuales y al equipo que conforma el festival.

Es esta edición han acudido una serie de directores y actores, que han venido desde diferentes partes del mundo a pre-repre-sentar sus películas, muchas veces sus óperas primas. Y la mayoría de la gente, casi no se ha enterado. De hecho, esto no ha ocurrido por ejemplo con Bruno Ganz, o con Dominique Sandà. Pero sí con otros directores y actores.

¿Por qué?: Claramente la falla es responsabilidad del circuito de la comunicación. Para ahorrar palabras: ?Zapatero a tu zapato?. Lo cual de hecho resulta una frustración para el trabajo de sus programadores, una falta de respeto a los directores o actores, un gasto desaprovechado. Una pena? fácilmente subsanable para la próxima edición.

Publicado en Leedor el 22-11-2010