25 Festival Mar del Plata (I)

0
6

Algo devaluado, pero con buenas películas este 25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata.Primeros tres días de un Festival de Cine Internacional algo devaluado pero con buenas películas

La inauguración del 25º Festival Internacional de Cine de Mar del Plata en el teatro Auditórium marcó la penosa situación por la cual atraviesa este tradicional evento. En efecto, pese a ostentar la categoría A, el Festival está muy lejos de sus otros pares mundiales. Nadie pretende que Mar del Plata se encuentre al mismo nivel que Cannes, Berlín o Venecia pero si, por lo menos, nos acercáramos a San Sebastián, Moscú o Locarno ya podríamos darnos por satisfechos.

El sábado a las 20 horas en el Auditórium la presencia de celebridades de cine fue mínima, reducida a los miembros del jurado y organizadores y a la tradicional visitante, casi podríamos decir, anfitriona Graciela Borges. Prueba de esa ?devaluación? fue la pobre presencia de público en las escaleras de entrada y el frugal cocktail ofrecido.

Fuera de concurso se exhibió, en la función inaugural, la sobredimensionada ?Somewhere, en un rincón del corazón? de Sofía Coppola, ganadora del reciente León de Oro del Festival de Venecia. La elección de este film no parece desacertada. En cambio sí lo es la decisión del Jurado del Festival italiano. La historia gira alrededor de un joven y muy exitoso actor, personaje interpretado por Stephen Dorff, que pese a su buen pasar económico y mujeres preciosas que no le dan descanso es muy infeliz. Separado, su hija (excelente actuación de Elle Fanning, hermana menor de Dakota) lo acompaña a veces pero resiente la poca atención que él le prodiga. Parte de la trama transcurre en Italia (Milán) y es probable que ese hecho y la presencia en el jurado del Venecia de Tarantino sean las razones que le valieron el premio mayor.

De la selección internacional, integrada por trece títulos, se vieron en los primeros tres días cinco películas. Sorprendieron sobre todo dos, una ya exhibida en Cannes siendo la otra uno de las tres argentinas en esta competencia mayor.

?L?Illusioniste? de Sylvain Chomet (?Las trillizas de Belleville?) parte de un guión del gran Jacques Tati, que él no llegó a filmar, y que en formato de film de animación sigue las desventuras de un mago de apellido Tatischeff (el autor del guión mismo). Su encuentro en Escocia con una joven, a la que virtualmente ?adopta?, genera situaciones de gran impacto emocional con imágenes bellísimas que ya asomaban en su film anterior.

?Fase 7? del debutante Nicolás Goldbart es en palabras de su director una comedia con algo de western. La historia transcurre básicamente en un edificio en cuarentena en el marco de una pandemia provocada por un virus similar al de la gripe A. El matrimonio integrado por Coco (un eficaz Daniel Hendler) y Pipi (Jasmín Stuart), embarazada de siete meses, se las debe ver con los pocos vecinos entre los cuales se encuentra Zanutto, un septuagenario muy agresivo (un Federico Luppi desbordado), y otro ser violento bien pertrechado en armas y alimentos. Este último personaje es una lograda actuación del televisivo Yayo y por momentos su personaje y parte de la trama recuerda a la que vivía Daniel Aráoz en ?El hombre de al lado?. Gran debut de Goldbart, cuyo film al igual que el de Chomet podrían aspirar a algún premio importante.

La rumana ?Tuesday, after Christmas? de Radu Muntean, también ya exhibida en Cannes lo que no habla muy bien de un Festival de la máxima categoría es una correcta pero en definitiva muy convencional nueva versión de un clásico triángulo amoroso. Aquí también, como en la película de Sofía Coppola, hay una niña cuyos padres afrontan una dura separación. Sin sobresalir esta película confirma la vigencia del cine rumano, presente en otras dos películas de la sección Panorama.

?Todos vós sodes capitáns? del debutante Oliver Laxe, nacido en Paris, de padres españoles y residente desde hace cuatro años en Marruecos, está filmada en ese país. Se trata de un film menor, casi experimental, pero sin pretensiones. Durante la conferencia de prensa su director señaló que se propuso retratar cómo los chicos de un colegio de Tánger reaccionan ante un intento de filmar una película centrada en ellos como protagonistas. El resultado es una obra que se sigue con cierto interés y que al final vira del blanco y negro al color.

Por último corresponde referirse a ?Chantrapas?, ya vista también en Cannes fuera de competición. Su realizador Otar Iosseliani ya había dado muestras de talento y originalidad en ?Hogar, dulce, hogar? y ?Jardines de otoño?, ambas estrenadas localmente. En esta última aparecía Pierre Etaix, que vuelve a hacerlo aquí y a quien el Festival le dedica una amplia retrospectiva. Pero en ?Chantrapas? todo es fallido al querer mostrar las dificultades por las que atraviesa un joven director de cine tanto en su país natal (Georgia) como de adopción (Francia). La recomendación de este cronista es clara: evítela en lo posible.

Del resto de más de 150 largometrajes en exhibición se recomienda el sincero trabajo del paraguayo Hugo Gamarra E., tradicional organizador del Festival Internacional de Cine de su país. ?Tekoeté (Manera auténtica de ser)? está filmada en momentos de la última elección presidencial (20 de abril de 2008) y centrada en una familia que, como bien indicó su realizador durante la charla con el público, tiene una conciencia política mayor de lo imaginable. El documental subraya el estoicismo del campesinado paraguayo y un ?sentido místico? que viene de la cultura guaraní, en palabras del propio Gamarra.

Finalmente unas pocas recomendaciones de films, ya vistos en otros eventos similares, y que serán proyectados en los próximos días.

?Mammuth?, de Benoit Delepine y Gustave Kervern (con excelente Depardieu)

?Mao´s Last Dancer?, del visitante Bruce Beresford

?Poetry? de Lee Chagdong, que alguna vez fue jurado de BAFICI

?Submarino?, de Thomas Vinterberg (?La celebración?)

Publicado en Leedor el 16-11-2010