Balance Festival Cero Latitud

0
7

Tres premios para la película peruana Paraíso, de Héctor Gálvez en el Festival Cine Latitud de Ecuador.Balance Cierre Festival Cero Latitud

Con 41 largometrajes y 26 cortos proyectados desde el 15 de octubre, se cerró la octava edición del Festival de Cine Cero Latitud. La cita también incluyó una serie de encuentros académicos que trataron diferentes puntos del arte cinematográfico: actuación, fotografía, programación, temáticas y tendencias…

Una noche especial fue la del viernes pasado, cuando se dieron a conocer las cintas reconocidas, tanto por las deliberaciones de los jurados como por los votos del público. Así, el filme peruano ?Paraíso?, de Héctor Gálvez, se alzó con tres premios: al Mejor largometraje, el de la Crítica y la Prensa y el que es otorgado por la Asociación Mundial Católica para la Comunicación, Signis.

El premio del Público fue para la más reciente realización del cineasta ecuatoriano Sebastián Cordero, ?Rabia?, que
abrió el Cero Latitud 2010, y que no estaba dentro de la competencia.

En una perspectiva general, Pablo Fiallos, director de la revista de cine Zoom y miembro del jurado de la crítica, considera que este año el Festival cumplió con la misión de ser ventana de un tipo de cine que, en otras condiciones, no llega a las salas nacionales. La programación se armó de cintas más alternativas, que mostraban
las visiones personales de sus realizadores.

En esa línea se vio un cine que pertenece a la corriente del realismo contemplativo. El catedrático e investigador
ecuatoriano, Christian León, dice que éste se define por: un número mínimo de acciones, desdramatización del relato, inconclusión narrativa, los personajes cotidianos, los tiempos muertos, la preponderancia del plano fijo de larga duración y una fuerte vocación documental o testimonial.

Esta tendencia fue el eje con el cual se armó la Selección oficial competitiva de largometrajes. Eso, porque ?los mejores filmes que se están haciendo en América Latina tienen esta vocación minimalista y contemplativa?, señala León, quien fue asesor de programación para esta edición del Cero Latitud.

?Huacho?, ?Manuel de Rivera?, ?Verse?, ?El vuelco del cangrejo?; y, en menor medida, ?Agua fría de mar? y ?Paraíso? dan cuenta de esta tendencia.

Programar estas películas -para León- fue una apuesta, porque ?la finalidad del Festival es la formación de públicos
y la apertura a las nuevas tendencias?. Y añade: ?Creo que el espectador ecuatoriano es tan competente como cualquier otro. La idea es darle programación de calidad a la altura de lo que sucede en la escena internacional del
cine?.

Sin embargo, no solo la selección oficial dio muestras de esta tendencia, pues filmes incluidos en otras secciones
manejaban una estética similar; así, la mexicana ?Alamar? o la brasileña ?Viajo porque preciso, vuelvo porque te
amo?. La muestra especial del director filipino Raya Martin también dialogó en ese sentido.

Por su parte, Fiallos considera que esta tendencia aún no se relaciona con el cine ecuatoriano y señala que fue
extraño ver a ?Prometeo deportado? incluida en la selección competitiva, porque es una película coral, con historia
definida y una cuestión dramática cercana a lo teatral. El realizador de esta cinta, el ecuatoriano Fernando Mieles,
obtuvo el premio a Mejor director.

Asimismo, Fiallos sostiene que las películas que siguen el realismo contemplativo tienden a sacrificar la historia, a
favor de una visión intimista. Este fue un aspecto que se tomó en cuenta durante la deliberación, pues se consideró al cine como un arte de representación dramática. Así, se llegó a un equilibrio con ?Paraíso?, que ?si bien presenta una visión personal, no renuncia a contar una historia?.

Las historias, en corto

Tres secciones agruparon los cortometrajes incluidos en la programación del Festival Cero Latitud: las dos
selecciones oficiales competitivas (latinoamericana y ecuatoriana) y la retrospectiva Ojo insomne, que recogía las
producciones en este formato, de los últimos 20 años.

Isabella Parra, que junto a Daniel Avilés y el argentino Pablo Parés, integró el jurado para las categorías en competencia, considera que sí hubo un diálogo entre las propuestas de los cortometrajes y el realismo contemplativo de la selección oficial.

Sin embargo, señala la presencia de trabajos más experimentales y otros que se construyeron como un documental. Si bien -dice- la selección latinoamericana presentó mayor diversidad y a los ecuatorianos les costó ahondar en las historias, ambos tuvieron un buen manejo técnico.

Con respecto a los premiados ?No me ama? (latinoamericana) y ?Beueu? (ecuatoriana), señala sus historias completas, narradas de forma sencilla y que conectan con el espectador rápidamente.

Galardonados

?Paraíso?

Mejor Largometraje, Premio Signis y De la Crítica. (Dir. Héctor Gálvez, Perú). Joaquín y sus cuatro jóvenes amigos
viven en Paraíso, barrio de desplazados, ubicado en las afueras de la ciudad de Lima.

?Memorias del desarrollo?

Premio de Innovación. (Dir. Miguel Coyula, Cuba – EE.UU.). Un intelectual deja atrás la Revolución Cubana y el
subdesarrollo, solo para encontrarse cara a cara con la ambigüedad de su nueva vida en el mundo desarrollado.

?No me ama?
Mejor Corto Latinoamericano. (Dir. Martín Piroyansky, Argentina). Una joven pareja recorre la costa uruguaya. Las imágenes de sus días juntos, paseando por los paisajes, van acompañadas por un monólogo interno.

?El vuelco del cangrejo?

Mejor guión. (Dir. Oscar Ruiz Navia, Colombia – Francia). En un pueblo del Pacífico colombiano, un líder de los
nativos se enfrenta con un poderoso terrateniente. Hasta la llegada de un citadino, que queda atrapado en esa
crisis.

?Rabia?

Premio del Público. (Dir. Sebastián Cordero, España -Colombia). José María huye de la Policía y decide esconderse en el desván del caserón de los jefes de Rosa, su novia, sin tan siquiera decirle nada a ella.

Publicado en Leedor el 29-10-2010