Jorge Diciervo

0
9

Nueva muestra de Jorge Diciervo nos precipita en abismos insondables. En Van Eyck.JORGE DICIERVO.
Galería de Arte Van Eyck
Avenida Santa Fe 834 ? Buenos Aires.
Hasta el 23 de octubre de 2010.
Pinturas – esculturas

Observar las pinturas que integran ?Las formas liberadas?, la nueva muestra de Jorge Diciervo, nos precipita en abismos insondables por penumbras desde donde emergen imágenes de escasos objetos simbólicos con inclusión de sombras igualmente inquietantes.

En esta oportunidad los elementos físicos representados han excedido y escapado del encierro en los límites del plano, tomando formas corpóreas de esferas, cubos, torres y algunas de ellas erguidas y solitarias como totems en el gran salón que rescata y magnifica su belleza. Las maderas escogidas y laqueadas y aún los bronces con títulos que pretenden expresar movimiento ?esa eterna búsqueda del arte- se inclinan por ?fugas ondulantes? o ?circuito I? y ?circuito II?. Pero también expresan sentimientos en sus ?paraíso perdido?, ?ficciones imaginarias?, ?delgada armonía? o ?ligeramente existente?.

Inútil será tratar de descifrar el mensaje escondido por el artista en sus pinturas y esculturas y esta búsqueda arribaría posiblemente a otra conclusión ajena a la intención del autor.

Entendemos asimismo que para nuestra crítica no resulta conveniente establecer una separación entre las pinturas y las esculturas ya que ambas pertenecen a una misma idea, a un mismo mundo y se diferencian sólo por la categoría estética empleada en ellas.

Los acrílicos sobre tela de grandes dimensiones, presentan deliberadamente la marca de la tradicional fábrica de Lonas Pampero y se encuentran algunas veces unidas por costuras o zurcidas agregando a la obra ese elemento de rusticidad genuino que acentúa el misterio de sus collages.

Las esculturas en maderas laqueadas, alguna aparentemente dorada, se presentan a veces como columnas arquitectónicas de adorno, erguidas en sus formas clásicas o bien modernas en su concepción de aros anillados.

Finalmente resulta elogiable el Autorretrato (2003), un acrílico collage sobre tela con elementos de madera, cuyo parecido no tuvimos oportunidad de confrontar con el artista.

Interesante exposición la de Jorge Diciervo ya que se presta a la interpretación y al debate, mereciendo ser visitada.

Publicado en Leedor el 28-09-2010

Compartir
Artículo anteriorChe, un hombre nuevo
Artículo siguienteEnterrado