Cantares de Ossián

0
11

Ayesha literatura acaba de editar en español esta perla exquisita. James Mcpherson (1736-1769) fue un escritor escocés que se dedicó a transcribir poemas de la tradición oral de un bardo gaélico del siglo III, Ossián. Circularon por Europa con mucha felicidad, transformándose en sangre vital para el primer romanticismo, atravesado por muchas tormentas, y por más impulsos.

Todo fue bien hasta que se descubrió que en realidad, la historia era invento del autor. Pero Ossián ya había llegado para quedarse, adoptado por una generación sensible, para quien la naturaleza es el motor del alma, su cauce y su fuente, generación que quizás sea la primera en la Europa moderna en plantearse que las cosas no funcionan tan bien ni con ella ni con la vida comunitaria.

Borges dijo de la saga de Ossián que puede no ser la reconstrucción de un poema celta, pero sí era el primer poema romántico de la literatura europea.

Goethe hace que el Werther lo traduzca; Schubert lo vuelve tema en uno de sus lied; Gerard lo muestra atormentado en la orilla del Loira invocando a los dioses (1801); Ingres lo pinta en “El sueño de Ossián” (1813). Pero quizás una influencia sumamente interesante y creativa (como si lo necesitara) sea la ejercida sobre el gran William Blake.

Hoy abundan las sagas y hay una mirada épica en cierta ficción, con los Tolkianos encabezando esta revalorización céltica (¡aprovechamos para enviar un especial saludo a la pequeña hada elfa Ambar, en sus seis yen!).

En medio de dinastías intergalácticas y cosmogonías mutantes que intercambian figuritas en congresos internacionales, citas e intertextualidades que muchas veces diluyen su homenaje, el pequeño fraude de Mcpherson es un gesto precursor de las complejidades de la imaginación en nuestro tercer milenio.

comprá Los cantares de Ossian en Leedor.

Publicado en leedor el 30-09-2010

Compartir
Artículo anteriorMi Familia.
Artículo siguienteSin retorno