Frida Kahlo: sus fotos

1
10

Desde que el baño de Frida se abriera finalmente en 2004, no dejamos de apreciar su archivo en las ediciones de RM.
Frida Kahlo: sus fotos, 2010, Editorial RM, México. Distribuye Cúspide.

Se trata esta vez de las cientos de fotos guardadas por Frida. Nuevamente, como en el caso de las tomadas por Graciela Itúrbide, compiladas en El baño de Frida (RM 2009), son materiales sumamente personales.

Es sabida la relación de esta artista con la fotografía. Como herencia de la profesión paterna y luego en el lugar tan especial que le dio al autorretrato en su propia poética.

Además, este libro nos permite ver muchas fotos captadas por ella. Fotos que intervenía, coloreaba, recortaba? A su vez fue retratada por fotógrafos sociales y artistas. Nicolás Murray inmortalizó buena parte de su imagen en Vanity Fair o Harper´s Bazaar.

No es raro que la foto tenga tanto peso para Frida. Por un lado, es un arte que florece como modo de representación en las décadas de mayor actividad artística de esta mujer, y además pareciera un soporte muy cercano al espíritu politizado y militante de esta generación de artistas, entre los que se sitúa nuestra pintora y el círculo de grandes personajes con el que conforma un entorno estético antológico en Latinoamérica.

Entre ellos se cuentan no solo Diego Rivera, sino muchísimxs fotógrafxs como Tina Modotti, Lucienne Bloch, Lola y Manuel Alvarez Bravo o Edward Weston, atravesados por los grandes debates culturales de su época, entre el muralismo, el surrealismo y el estridentismo.

Algunas de las imágenes reunidas en este libro de 522 páginas y excelente hechura arrojan pistas sobre el lenguaje de creación de la artista, que en muchos casos las utiliza como punto de partida o como fragmentos a reproducir en su propia obra. Tal es el caso, por ejemplo, de las fotos de sus mascotas, que luego retoma al pintar La venadita (1946).

Como es ya un rasgo distintivo en las ediciones de RM, este libro también cuenta con palabras críticas y resúmenes de investigaciones teóricas. Las fotos están ordenadas en siete grupos: Orígenes, acompañado por el ensayo de Masayo Nonaka ?La influencia de la herencia materna de Frida Kahlo?; Papá, con el ensayo de Gaby Franger y Rainer Huhle ?El padre misterioso?; CASA AZUL, con el trabajo crítico de Laura González Flores ?Las fotos de la Casa Azul?; CUERPO ROTO, prologado por el trabajo de Mauricio Ortíz ?El cuerpo roto?; AMORES, con el texto de James Oles ?Chismes de plata sobre gelatina?; LA FOTOGRAFIA, reseñado por Horacio Fernández ?Pasaron los años?; LUCHA POLITICA, con el marco de Gerardo Estrada ?Un compromiso con la vida?.

Como en el caso también de otro libro al que nos hemos referido de la serie de RM, Palabras Ilustres, que reúne apuntes sobre las ideas de Diego Rivera, se trata de un material de archivo imprescindible.

Como sucede con muchas de las artistas mujeres sobre las que trabajamos, este es un archivo-obra de arte- archivo en sí mismo: un material poético, extraño, infinito, íntimo y sumamente personal, que da cuenta de las búsquedas vitales de una artista cuya obra sigue recolocándose año tras año en el panorama latinoamericano.

Publicado en Leedor el 29-09-2010