La extraña

0
5

Fue nominada al Premio Oscar como mejor película extranjera, algo falla sin embargo, en la construcción de la historia de La extraña
Umay es una extraña no importa dónde esté: es una outsider en Alemania por ser de familia turca, es expatriada de su comunidad por abandonar a su marido en Estambul donde era abusada y golpeada, se convierte en una extraña en el seno de su familia por renegar de la tradición heredada. Aladag construye en casi dos horas la familiaridad de lo extraño y el extrañamiento de aquello que nos resulta familiar.

Presentada como la joya del Festival y nominada como mejor película extranjera en los premios Oscar, el film está construido como una tragedia: ninguna decisión tomada luego de oponerse a una tradición ancestral puede tener un final feliz.

A pesar de las críticas favorables, algo falla en la construcción de esta historia: cuando un momento que debería ser dramático genera risa en la sala de cine es que los tiempos no están bien manejados. Las situaciones trágicas se acumulan de tal forma y aumentan tan vertiginosamente que parece que estamos viendo las desventuras de un miembro de la familia Ingalls.

La extraña tiene el mismo problema que el año pasado presentaba el film Dr. Alemán: la mirada alemana sobre un problema extranjero. En este sentido, uno se siente manipulado por una visión que trata de ponerse en el lugar del Otro, pero que lo único que logra es resaltar aún más ese lugar de otredad.

Publicado en Leedor el 22-09-2010