50 Aniversario AACS

0
8

Una exposición fotográfica lo celebra en la Facultad de Agronomía.Poco ha quedado de la fisonomía parsimoniosa de la esquina de Avenida San Martín y Nogoyá tal como Julio Cortazar la describiera hace sesenta años en las primeras páginas del cuento Ómnibus que integra su clásico Bestiario.

En nuestro presente es poco probable oír en ese enclave porteño batallas de gorriones, observar la torre florentina de San Juan María Vianney recortarse nítidamente contra el cielo o ver acercarse remolonamente a los colectivos. No obstante, tal como en aquella época, esta esquina es el acceso a la Facultad de Agronomía de la UBA por la cual hoy miles de personas transitan con rutinaria agitación.

A doscientos metros de este punto neurálgico se ubica el pabellón central de la Facultad, en cuyo hall se exhiben las fotografías del Concurso 50º Aniversario de la Asociación Argentina Ciencia del Suelo.

Ni el ámbito ni el espacio en particular forman parte del circuito establecido del arte. Tampoco los fotógrafos. Es cierto que en estos casos puede producirse una postura paternalista hacia las obras expuestas por parte de quienes frecuentamos aquellos otros ámbitos, pero en esta ocasión, las imágenes que se exhiben pronto desactivan este tipo de vicios y prejuicios adquiridos.

Es saludable afirmar que no se detecta en estas fotografías el predominio del discurso estético costumbrista del que tanto abusan concursos o exposiciones organizadas por fotoclubes, ni el vacuo tradicionalismo paisajista asociado a lo rural. No es que se encuentren totalmente ausenten estos discursos, sino que sobre ellos se impone una sólida cantidad de ejemplos que emplean otras posibilidades del lenguaje fotográfico. Sin dudas, el jurado integrado por Juan Doffo, Carlos Trilnick y el Ing Fernando Martinez ha tenido especial cuidado en estas cuestiones.

Es así que se destacan obras que recurren al registro metafórico como la de Sofía Bertero, ganadora del primer premio, la de María Florencia Caiazza y en especial la de Olga Heredia que tanto recuerda a las siluetas de Ana Mendieta. La experimentación técnica tampoco está ausente y muestra de ello son las fotografías de Lisandro Pérez Alonso y de Verónica Somlo. El primero nos hace apreciar las texturas del suelo como un material de alta inestabilidad mientras que la segunda relaciona sus estratificaciones con la preservación de la memoria.

En el resto de los casos hay obras que apelan al humor, al testimonio o a la denuncia, siempre teniendo en cuenta el valor social, económico y cultural de este recurso tan fundamental y a veces tan paradójicamente desapercibido como es el suelo.

En la contratapa de mi gastado ejemplar de Bestiario se advierte al lector que la realidad no es simple, que siempre existe un reverso, que un ómnibus puede llevarnos a sitios ignorados pero deseados. Es probable que así sea y transitar alternativas puede resultar prueba de ello.

FACULTAD DE AGRONOMÍA – PABELLÓN CENTRAL
Av. San Martín 4453
Lunes a Viernes de 9 a 18 hs.
Entrada libre y gratuita

Compartir
Artículo anteriorManifesta 8
Artículo siguienteRuido y Capitalismo