Endanza: Jornada IV

0
7

El jueves 26 fue el gran cierre, con un estilo de contemporáneo más formalista, donde la huella del ballet clásico se respiraba en cada movimiento.

SOLEDADES ALTERNAS ? Compañía SURDANCE ENSEMBLE

Coreografía: Jorge Amarante || Intérpretes: Wanda Ramírez, Agostina Sturla, Eduardo Virasoro, Jorge Amarante

La compañía Surdance Ensemble muestra las tendencias más posmodernas de la danza contemporánea en Argentina. Su obra nos acerca a la idea de la soledad en compañía. Nos habla de las barreras que uno mismo va creando hasta encerrarse en su propio mundo, cómo nos vamos haciendo prisioneros con las acciones que realizamos y las decisiones que tomamos. Para ello, trabaja el cerramiento paulatino del espacio escénico por medio de cintas verticales que semejan unas rejas.

Detrás de este enrejado los dúos y tríos se suceden, transmitiendo diferentes estados de ánimo: alegría y compañía, donde los movimientos son más redondos, donde abundan los rond de jambe en l?air y los balanceos de piernas y torso; violencia marcado por movimientos más espasmódicos y patadas. La gestualidad del rostro es generalmente neutral, excepto por algunos gestos cotidianos mínimos que irrumpen en escena. El cuerpo del otro se constituye por momentos en un apoyo, por momentos en una muralla. Las barreras son derribadas, pero luego se vuelven a crear otras, diferentes a las anteriores, para encerrarse en la soledad interior.

El estilo posmoderno se observa en el carácter teatral del espacio espacio escénico, y a la vez en la idea ?relativa- de antiteatralidad por el uso de una luz tenue. Otra marca del carácter posmoderno de esta compañía es el uso de la música, pasando desde el romanticismo austríaco de Franz Schubert al multiculturalismo del argentino Osvaldo Golijov y desde el irlandés productor de música electrónica Aphex Twin a la música clásica del siglo XVII de John Jenkins.

SOLO

Idea y dirección: Andrea Saltiel || Coreografía: Amalia Pérez Alzueta y Andrea Saltiel || Intérprete: Amalia Pérez Alzueta.

Utilizando el sistema de improvisación creado por William Forsythe, Saltiel y Pérez Alzuelta trabajan claramente desde el formalismo. Los movimientos, que siempre tienen la base técnica del ballet clásico y son llevados al límite, poseen aquí un carácter de autorreferencialidad. Se busca trabajar con las medidas y proporciones que el propio cuerpo genera en el espacio. Andrea Saltiel, cuya coreografía LINDE fue la apertura del Festival, explora también aquí la delimitación del espacio. Frente a la pura posibilidad que es el escenario vacío, el bailarín define un área de movimientos, que cada vez se irá haciendo más pequeña. Los movimientos son los mismos y el ser humano se va adaptando a las limitaciones impuestas por el afuera sin cambiar su rutina.

La obra juega un poco con la idea de happenig, al ingresar el artista a escena, realizar su obra y retirarse, en una danza sin música.

ORFEO Y EURIDICE

Coreografía: Liliana Cepeda || Intérpretes: Agustina Katz y Camilo Collado Grasso.

Un estilo de contemporáneo muy ligado al ballet clásico: desde la música de Christoph W. Glück hasta el uso de las zapatillas de punta, pasando por la idea de una historia que se cuenta por medio del movimiento y la música. Fiel a su idea inclusiva de la danza, Liliana Cepeda presenta una coreografía con bailarines aún en formación, pero que muestran una gran capacidad escénica.

Publicado en Leedor el 30-08-2010

Compartir
Artículo anteriorAgente Salt
Artículo siguienteLa cúpula