Borzoi

0
7

Un mercado restaurado como teatro en pleno Caballito y una obra que sabe aprovechar el espacio escénico tan original.Lo primero que hay que destacar de esta obra es el espacio teatral que utiliza: el histórico Mercado del Progreso, en pleno corazón de Caballito, frente a la también histórica estación Primera Junta de la línea A de subtes de Buenos Aires. Este teatro fue un espacio que fue restaurado como sala teatral, cuya terraza mira hacia dentro del Mercado.

La obra en sí, trabaja sobre la idea de hacer la revolución que se pensó en los años setenta y no sucedió, pero en la actualidad. Un grupo de personas encerradas, viviendo una realidad utópica y anacrónica, piensan y repiensan la posibilidad de cambiar el mundo. En este espacio físico que es reflejo del espacio utópico, se desenvuelven las relaciones de poder y sumisión.

Precisamente es la construcción del espacio escénico en donde más se arriesga creativamente la obra. Utilizando principalmente cartón para la construcción de un gran altar de fondo y como base de un camastro, se remite por un lado al propio espacio en donde está ubicado el teatro (como si el afuera del mercado ingresase en la obra) y por el otro, hay una idea metafórica de reciclaje de ideas viejas que llevan en sí la semilla de lo nuevo.

Publicado en Leedor el 25-08-2010