El guía

0
8

La memoria corporal entre la sensacion y el entendimiento en esta obra de Horacio Almada.El guia.

Una espera de alguien que parece no llegar nunca produce angustia. Y en un principio uno pretende hacer de esa situación el tema central de la obra.

Pero ese alguien tan esperado llega y más que modificar la sensación de angustia, se regodea en ella para convertir la vida de cuatro personas en un sin fin de imágenes caóticas e inconclusas.

La escena conserva la necesaria quietud de un típico grupo de terapia, donde cada cual en su silla comparte aspectos triviales de la vida cotidiana. Sin embargo, cuando el guía lanza la orden cada uno se involucra con toda su corporalidad dándole vida al recuerdo de todos los pacientes. Así, Esteban alza su voz imperativa y todos, sin pensar, deben involucrarse en un rol llevando la escena a la irracionalidad y la descontextualización espacio-temporal. Tan sólo sabemos que penetramos en las capas del pasado desde un punto de vista indeterminado.

La propuesta de esta obra, bajo la dirección y dramaturgia de Horacio Acosta es recuperar el recuerdo a partir de la memoria corporal, resignificando de esta manera el pasado para por fin llegar al meollo del trauma. Una especie de psico-drama pero con un aspecto absolutamente original: nada de lo que constituye el trauma es a continuación analizado, por el contrario todo se situa en el límite de la sensación y el entendimiento, creando situaciones que se condensan hasta estallar en violencia y perversidad.

El ritmo de la obra está muy bien manejado en un crescendo marcado por el cambio de rol de los personajes y el paso de la representación de una situación familiar a otra. Cada una de estas puestas en escena pone en cuestión el tema de la representación y su relación con lo Real. Por este motivo el cuerpo del actor cobra absoluto protagonismo ya que requiere una gran versatilidad y los cinco protagonistas estan a la altura de las circunstancias.
Al mismo tiempo este teatro dentro del teatro, esta pensado como pequeñas puestas en abismos que muestran un momento especfico y trivial en las vida de los protagonistas, pero al mismo tiempo es aglutinante y simbólico de la estructura psíquica de aquel que representa. Por este motivo, se eligen escenas familiares de abandono en edad temprana, de vínculos entre hermanos y entre padres e hijos. El contexto de la familia, como territorio de la violencia primaria.

El guía es una obra que cuestiona los límites de la representación y el status del recuerdo a partir de una perspectiva psicológica. Con actores que logran entrar y salir de los personajes con gran facilidad y agilidad para darle solvencia a un texto dramático excelente en el juego y dinámicas entre los personajes y acertado en su tesis metadiscursiva sobre la teatralidad.

Publicado en Leedor el 29-07-2010

Compartir
Artículo anteriorFallulah
Artículo siguienteGreen Film Fest