Maradona by Kusturica

0
5

Recomendadísima: la película que Emir Kusturica hizo sobre Diego Maradona y nunca se estrenó en Argentina.En realidad, esta nota debería figurar en la sección de TV de este sitio. La película que te vamos a recomendar tiene su estreno en Argentina por la señal de cable I-SAt. Elegimos, elijo, la sección de cine porque esto no es televisión, claramente. Es Kusturica.

La película en cuestión es Maradona by Kusturica del director de Underground. Filmada entre los años 2005 y 2007 en Buenos Aires, Mar del Plata y Belgrado, Serbia. Había tenido su reentrée en el Festival de Cannes, donde fue recibida tibiamente, y no se conocía en Buenos Aires hasta ahora que lo hace por TV.

En principio, habría que decir que este documental sobre Diego Maradona, también es, de alguna manera una película sobre el propio Kusturica, el director, el músico, el niño sorprendido frente al ídolo inalcanzable, el hombre que no pregunta, que ríe, que asiente, que está perdido en una ciudad inasible como Buenos Aires, en una Bombonera que se cae abajo, en un estadio marplatense con los líderes latinoamericanos en el acto antibush del 2005: Chavez, Evo por entonces y todavía futuro presidente de Bolivia, y Diego, claro. Porque Kusturica es a la vez que realizador, espectador subyugado por la figura indescifrable del ídolo pequeño y grande que hace esta película, el hombre que obtiene su contrapartida en las calles de Belgrado, en el estadio que Maradona marcó el gol que el documental recrea. El hombre que un día antes de la muerte de su madre logra que tenga unas palabras telefónicas con Diego.

Kusturica elige un punto de vista central que cruza al personaje de esta película (Diego) con los habitantes de sus obras anteriores, ahí están para recordarnos sus criaturas vivendo en la pobreza infinita, gitana, marginada, de la otra Europa, la de la falta de posibilidades: las de Papa en viaje de negocios, las de Gato negro, gato blanco o Te acuerdas de Dolly Bell? O de Tiempo de gitanos. Fragmentos entrelazados que montan sobre la imágenes de Villa Fiorito o los basurales de Lomas de Zamora. Unas ficticias las otras reales.

También a una película de Kusturica podría pertenecer tranquilamente las escenas de la iglesia maradoniana, desopilantes, increíbles.

Como separador del documental: el gol del siglo, en el partido frente a los ingleses del mundial 86 y la descripción-sensación minuciosa de la dulce venganza que el juego logra sobre las estrategias de guerra. El gol entero en un principio, el gol desmenuzado a lo largo de sus 90 minutos, para volver a ver una y otra vez. Cómo no.

Ahi, esperando, el Maradona de Fidel, el de Evo, el de Cuba, el líder natural, el de sus hijas, el de los excesos, tambien

Publicado en Leedor el 23-03-2010

Compartir
Artículo anteriorKatsura Kan
Artículo siguienteLas infantas