Vanina Feldsztein

0
9

Falso y verdadero, el título de la muestra de esta fotógrafa argentina en la Fotogalería del Teatro San Martín.Somos constructores de mundos ideales. Volvemos una y otra vez a la utopía del artificio subyugante, de superficies pulidas, incólumes, seduciendo las miradas listas para consumir lo que nos ofrezca el mercado. Cuanto más bonito, más comprable.

En esos deseos de mundos a veces imposibles, están muchos de los indicios del éxito de las tapas de folletos de turismo, la última publicidad del liquido limpiador, el banner cambiante del mejor auto del mundo en la web de algun diario.

El artificio es un tópico interesante. Supone una intervención, la invención de algo “no-natural”, un proceso de selección sobre las cosas que suman al desecho aquello que queda dentro del cuadro de pantalla. Lo que se ve es lo que resulta del proceso de producción del artificio. Lo demás, el mecanismo, queda afuera.

En la fotogalería del Teatro San Martín se pueden ver, bajo el nombre de “Falso o verdadero” una serie de fotografías apaisadas de Vanina Feldsztein, fotógrafa argentina que vive y trabaja en Nueva York hace 15 años.

La serie se llama “Film Set” y es una produccion que le llevó 8 años. Allí conviven ambas cosas de las que hablábamos: resultado y mecanismo; costado y centro, escenario y bambalina. Tomadas en sets de cortos publicitarios, lugar de trabajo de Feldsztein las fotos vuelcan el preparativo del artificio, presentando un contraste por lo menos problemático.

Lo apaisado ayuda a conservar en la memoria esa cierta belleza de las cosas metálicas, iluminadas, de colores estridentes que, sin pasar desarpecibidas, suman maquetas nevadas, un médano armado en una caja de madera, una playa detras de un telón, o un mundo en medio de un galpón. Los encuadres tambien en Feldsztein recurren o a ciertas torceduras o a simetrias bien centradas.

Vale la pena darse una vuelta y asomarse a estas fotos sensibles que quizas vuelvan a aparecer en la memoria de vez en cuando. Cosa rara de las imágenes últimamente.

Publicado en Leedor el 16-07-2010