Banquete de poesía

0
9

El ars poetica Fernando Noy y su partenaire, maestra de los escenarios, Rita Cortese en un banquete íntimo en San Telmo.Entre Noy y Cortese

El Café Rivas nos recibe con suma calidez. Todos sabemos que ni con mil versos se hará la revolución, sin embargo, allí adentro sucede algo persistente e intenso. Y afuera los senadores votan.

Jamás pensé que la noche que se debatiera la ley de Matrimonio Igualitario en Argentina iba a estar escuchando poemas, con una copa de vino y tan cerquita de las voces interpretantes y de las manos escribientes. Jamás pensé que iba a vivir esa noche histórica disfrutando de lo bueno, con dos referentes de la cultura disidente: el ars poetica Fernando Noy y una partenaire maestra de los escenarios: Rita Cortese.

Lo primero que nos saluda es un tango entonado por ella, con esa voz que le sale de de los pelos despeinados: Flor de lino. Acompaña la guitarra de Diego Rolón. Luego comienza la lectura de poemas, y el dueto se acopla y encanta fieras.

No faltan las hojas que se traspapelan y los párrafos que se recombinan. Así van desfilando: Mercedes Halfon y Paula Giménez, ambas presentes en el lugar, escuchándose en la recreación que se opera. La poesía fluye, desacartonada, descerebrada, natural.

Noy llama a la Cortese Richard Burton porque él es Liz taylor. Habla de que están ensayando una nueva puesta de Quién le teme a Virginia Woolf en el Teatro Colón. De repente nos preguntan si ya sabemos que puedan casarse. Luego tiran el I Ching con un libro de Giménez; el juego consiste en abrir al tuntún y leer el poema que aparezca. Noy le hace trampa a la Cortese. Ella remarca varias veces que hace todo lo que él quiere, como una amante entregada.

Y así se recorre la selección que han hecho para nosotros, en un plato exquisito con lo más granado: Amelia Biagioni, Fernanda Nicolini (Osvaldo Laport viaja al Africa), Paulina Binderman y uno colado de Alejandro Urdapilleta.

La noche pasa llena de palabras, entre poética y metalinguística. ¡El espacio es tan delicado! es perfecto, todo de tiempos rojos. Al costado de la mesa donde estxs dos laboran una jaula con una cabeza iluminada, es la jaula que se abre los jueves, cuando Cortese desenrolle sus canciones con otras cantoras: Lidia Borda, Dolores Solá, Teresa Parodi y Carolina Peleritti.

Quedan dos miércoles de poesía, no se los pierdan, siempre con lxs poetas en vivo y en directo, sentaditxs, escuchando…

Noy y Cortese en el café Rivas: no digo que fueran ellos los que hicieran un sortilegio y se aprobó la ley. Pero seguramente tanta poesía ayudó a desatar nudos.

Café Rivas. EEUU 302, San Telmo. Reservas al 4361 5539.

Publicado en Leedor el 15-07-2010