Arte Metalúrgico Francés

0
21

En nuestro país el arte de fundición puebla el paisaje urbano desde fines del siglo XIX: más de 520 piezas relevadas por la Secretaría de Cultura de la Nación lo atestiguan.Desde la primera mitad del siglo XIX, Francia se abocó a la reproducción en serie de obras escultóricas, mobiliario urbano y objetos de ornamentación pública, utilizando el hierro fundido, en el que hoy se conoce como arte de fundición o arte metalúrgico francés. El comienzo de una sociedad moderna y establecida hasta el día de hoy: arte e industria.

La modernización de París, a cargo del prefecto Haussmann, trajo consecuencias, no sólo a la ciudad para la que prestaba servicios, sino a gran parte del mundo al que hábilmente atrajo con las exposiciones universales de los años 1855, 1867, 1878, 1889, y 1900.

Latinoamérica convoca para sus trazados urbanísticos a los más talentosos paisajistas franceses y de sus manos comienzan a llegar a nuestro país las más diversas y novedosas tipologías del arte de fundición. Así fuentes, luminarias, copones, portones, linternas, bebederos, kioscos, todo realizado en hierro fundido, comienzan a poblar el paisaje renovado de ciudades cómo Rio de Janeiro, Maceío, Asunción, Piríapolis, Valparaíso, Santiago, Buenos Aires, La Plata, Tandil, Mar del Plata, Mendoza, Córdoba, Salta, por nombrar algunas.

Buenos Aires importaba objetos de fundición a través de su importador ?Motteau? cuya herrería artística estaba ubicada en la calle Garay 1272 de Buenos Aires, y cuyo sello suele aparecer frecuentemente en la base de algunas piezas de las fundición de Val Dosne, una de las más importantes fundiciones con presencia en la ciudad, además de Ducel, Durenne, Denonvilliers y Capitain.

De las más de 520 piezas relevadas en todo el territorio nacional por la Secretaría de Cultura de la Nación, aproximadamente 450 pertenecen a la fundición de Val Dosne. Diseñadas por algunos de los más prestigiosos escultores franceses del siglo XIX, podemos destacar cuatro tipologías por la calidad de su factura y el respaldo de su autoría:

La Libertad, réplica de la estatua que Francia donara a EE.UU, diseñada por Bartholdi, a la que podemos ver en Barrancas de Belgrano; las fuentes, diseño de Mathurin Moreau, adquiridas en 1867, las cuales, después de haber estado en Plaza de Mayo, Parque de los Patricios y el Parque Los Andes, actualmente se encuentran en la intersección de las Avenidas 9 de Julio y Av.Córdoba; y El Manantial, diseño de Sauvageau, sobre la calle Juramento, también en Barrancas de Belgrano, fundición de la casa Ducel. En Mendoza, está la imponente Fuente de los Continentes, situada en el Parque General San Martín.

Copones en la plaza España y una Diana cazadora en la Plaza Mitre de Mar del Plata, las farolas realizadas a pedido por el Teatro Colón, las linternas ubicadas en el Edificio La Prensa, la Fuente en la Plaza principal de Tandil, las esculturas en la Plaza Moreno frente a la Catedral de La Plata, son algunos de los ecos que perduran del esplendor de la Argentina de principios del XX.

Relevados por la Dirección de Patrimonio, resignificados y revalorizados, hoy 100 años después de nuestra primera gran fiesta del Centenario, comienzan a disfrutar del alivio que les da protección del estado Argentino y, a través de sus publicaciones, del conocimiento de su gente.

Fuente:
Patrimonio ? Arte metalúrgico francés en la Argentina. Secretaría de Cultura de la Nación

Publicado en Leedor el 13-07-2010