Desórdenes. Arte y Sociedad

0
5

Desde las entrañas, indudablemente, “arte y sociedad” subtitulan, llega esta revista a la reflexión crítica, implicando cuando menos dos haceres distintos: el teórico y el artístico.
Podes conseguir uno de los 100 numeros de DesOrdenes en Leedor.com

Desde las entrañas, indudablemente, (“arte y sociedad” subtitulan) llega esta revista al espacio de la reflexión crítica, implicando cuando menos dos haceres distintos: el teórico y el artístico.

Dedicada a la interpretación, en todos sus aspectos, por los artículos que incluye y por el diseño único en cada ejemplar, de una serie de 100, intervenida por artistas del colectivo Detergente.

En un pequeño fragmento de papel obra, el staff, que se anuncia así: Luciana Pia Faccini, Florencia Gomel, Laura Reginato, Grupo Detergente, Eduardo Grüner, Sebastián Russo, Florencia Nieto, Alejandra Portela, Juan Ciucci, >Alejandro Boverio, Hernán Ronsino, Susan Sontag, Sebastián Hernaiz, Luciano Guiñazú, Grupo Desórdenes.

Proponiendo distintos enfoques que abordan el lugar de la interpretación, rediscutiendo conceptos y objetos que construyen el espacio crítico desde hace 50 años, como pueden ser el clásico Contra la interpretación de Susan Sontag, los elementos de semiología de Roland Barthes, los ojos de Resnais en Hiroshima, o extractos de Eduardo Grüner a partir de Foucault, entre otros.

Y quedan más papeles para leer, más letras, distintas, contradictorias, altisonantes, estéticas, compulsivas… Un interesante apunte sobre la posibilidad de interpretar la música, o un texto extraño que convierte lo literario en un ensayo sobre la estafa de la palabra, aparecen en el alboroto y al mismo tiempo asoman, cuando abrimos la revista.

Algo se trae la propuesta, y es la certeza de que, en todo acto de reflexión cultural o estético existe al mismo tiempo una reflexión política (y si además es colectiva, como el caso de Desordenes, aporta hallazgos y tensiones inéditos), y que, más que nunca se trata de interpretar como acto ideológico, trabajo sobre el significado y el significante (una vez más, repitamos, la semiología no está muerta), semiosis infinita, necesidad de vivir, (que no es más que cubrirlo todo de sentido, dice el sabio lamborghini en los tadeys).

Desborde de desórdenes, objetos imperdibles que nos pierden en su carpeta de papeles urgentes e inútiles, y por tanto imprescindibles, saludamos este número uno y deseamos muchos muchos más.

Las imágenes que ilustran la nota son de las revistas. Cada una es diferente en su intervención. Fueron trabajadas por los artistas Maru Gaudio, Valeria Suárez y Agustín Diazs.

Más información
www.des-ordenes.blogspot.com