Juan Carlos Bustriazo Ortiz

0
5

El 1 de Junio al mediodía falleció uno de los más grandes poetas argentinos, injustamente desterrado por el canon y el mercado literario, voz singular y profunda de nuestra lengua.

Sombrabrebaje tu palabra Bustriazo

Y aquí estoy yo, pensoso y descendiente,

junto a esta luz meralda que se mece,

el juan azul, el carlos marilloso,

espiando aquí, dentroacullá, tan tonto,

Quién me dirá qué-buscas-en-lo-huyente?-,

la-cepa-o-ya-la-borra-de-tu-gente?

Aquí estoy yo, racimo alabancioso

Fantasmas más, fantasmas menos, duermen.

(4 de Febrero, casona de la

abuela, villa del busto,

una tarde de rayos y lloviendo)

Y era un fantasma su poesía en los cielos de La Pampa. Y es tanta la realidad ahora, Bustriazo, que tu partida, el 1 de Junio al mediodía, ha desenterrado el secreto.
Poeta de lo increado, buscando recipientes de palabras para llenarlos de ruidos pampeanos?

?como el ave más vieja de la tierra se caía la tarde purpurísima y en la hondona quietud y colorada machacada por hombre desgarrada se astillaba la greda despertada por el hijo de piedra que tenía por el ser?

Dicen las piedras que cantan que la madre de Bustriazo sabía antes de su nacimiento que su hijo sería poeta. Un anciano se lo había dicho. Niño Bustriazo, galopando la niñez con sueño de poeta, llegando de joven a policía, jugando con la eternidad de las palabras como linotipista, entregado a la noche y a sus juegos en peñas y cantos?.

¿Quién te dictaba, Bustriazo, palabras nuevas y bellas? ¿Quién susurraba esos sonidos universalmente regionales en tu pluma? Tal vez las musas que durante años te asistieron en ese vaso con costra tinta en sus bordes, tapado cuando vacío, para que no escaparan. O tal vez, el mismísimo Dios, como afirmaste, hecho sangre en el vino.

?Era mi vino como un pozo y era aquel otro nidopájaro el pozo verde dónde iba como un desierto ennostalgiado?

Ennostalgiados de tu obra dispersa, robada, cegada, inaccesible estamos ahora. Setenta poemarios en ochenta años. Menos de una docena que vieron la luz como libro, y el resto que sobrevive extraviado en círculos íntimos, fotocopias o simplemente en la memoria. El mar de libros rezonga el nombre de Bustriazo.
Hoy tu nombre es abrazo y aroma de poesía, interminable?.

?y había un color de aroma hereje tan sobre mí caía el cielo amarilleaba su piel verde yo sé que labro joya oscura sólo por vos que me la entiendes porque a vos te hablo?

Son tus poemas esas joyas que labraste en la inmensidad de los cielos pampeanos, joya oscura y preciosa para nosotros lectores, aquí huesolitos sin tu lejana presencia, seguiremos tallando tu nombre en las piedras que cantan.

Libros de Bustriazo que se consiguen en librerías:

?Herejía Bermeja? (Ediciones en Danza)

?Elegía de la piedra que canta? (El surí porfiado)

Publicado en Leedor el 6-06-2010

Compartir
Artículo anteriorStella
Artículo siguienteSinfoniatra