Feria del Libro: Bicentenario

0
7

Numerosas opciones para leer Historia en una Feria que visualiza el Bicentenario que muchos medios pretenden borrar.FERIA DEL LIBRO

LA FERIA DEL BICENTENARIO

Que la Feria del Libro es un acontecimiento cultural de envergadura a través de los años, no es una novedad. Que muchos asistentes que por diversas razones compran ejemplares en ella cuando a veces no transitan en forma frecuente por las librerías, es también un lugar común.

Lo que no es habitual es el dispositivo montado tanto desde el Estado como de las Editoriales para señalar que este año la Argentina conmemora el Bicentenario de la Revolución de Mayo, hecho que reivindica la lucha de los revolucionarios del Cabildo Abierto en pos de la libertad de las cadenas que nos ataban al yugo español.

Desde la misma entrada, el visitante observa una enorme instalación en la que se puede apreciar documentación original de puño y letra de los próceres de nuestro país. Allí, amables guías, entregan material alusivo a esta fecha, punto de inflexión histórica que muchos debates y discordias entre los políticos actuales pretenden ignorar. Baste recordar la ausencia absoluta de cobertura mediática, salvo en el canal público, que tuvo el lanzamiento de los festejos del Bicentenario y que reunió a más de 100.000 personas, en torno a un show al que no le faltó nada. En esa noche del 10 de febrero en Mar del Plata, se proyectó un audiovisual que se iniciaba con el Big Bang y finalizaba con el arribo de la democracia y otras alternativas de estos tiempos nuevos y alternaba shows de gran calidad en un escenario de 50 metros con más de 400 artistas en escena.

Parece que la Feria del Libro no será la excepción de estas disputas que, inmanejables por las conspiraciones que se ventilan aquí, allá y acullá, en el día de la apertura soportó el escrache a la médica cubana Hilda Molina al intentar presentar su libro ?Mi verdad?. Que fue organizado por los hermanos Raúl y Fidel Castro, que cundió el terror, que la izquierda fue pagada para hacerlo, que hubo pánico en la autora y muchas cosas más que se han escrito y que fueron tapas de matutinos y portales. Esta cronista en diálogo con un guardia de seguridad que pidió reservar su identidad, obtuvo el siguiente testimonio:

Estábamos cada uno cuidando la puerta de emergencia que se nos adjudicó cuando por handy recibimos el llamado de ir hasta la Sala Jorge Luis Borges. Había un poco de lío pero más dispositivo de seguridad que revoltosos. Y al otro día me vi en las páginas de un gran diario argentino, fueron dos o tres codazos y unos cuantos gritos, no pasó nada de lo que se mostró en los medios y la verdad, no tuvimos que ser héroes, porque no pasó de algunas exclamaciones y empujones.

Algunos diarios soslayan lo importante por publicar lo urgente y esta Feria no es sólo un hecho comercial ni un espacio de un periódico en el que cortar y pegar al autor que firma tal o cual día. Eso que algunos medios consideran inminente pero que tapa la verdadera cuestión y lema de este evento: 36ª Feria Internacional del Libro de Buenos Aires, Festejar con libros 200 Años de Historias, habla de los relatos de la Historia grande y de la historia chica, que nos configuraron como Nación. En lo escrito podemos ver qué proyecto de país para qué clases diseñó la Generación del 80?. Y en lo elidido no podemos menos que notar la falta de los indios, mulatos, esclavos, mestizos y cautivas que se invisibilizaron al pretender un borramiento de actores sociales propios de la América híbrida. La Historia no sólo la escriben los que ganan.

La Feria demuestra que a contrapelo de los discursos monopólicos y a pesar de ser señalada por muchos intelectuales como un shopping más, que se ha puesto a la altura de las circunstancias. De modo que un primer paneo sobre el evento demuestra que las Editoriales, acatando el lema, colocaron toda la carne al asador. Se han reeditado o desempolvado de los viejos anaqueles todos los libros que abordan desde distintas perspectivas las aristas históricas de la Argentina. La República ajetreada, vapuleada y siempre de pié, aunque las distintas gestiones de Cultura le peguen en los tobillos, tiene una Historia para ofrecer a todos aquellos que se interesan por saber de dónde venimos, único modo de inferir al menos lo que hoy somos y hacia dónde podemos ir.

Ofrecemos aquí un sobrevuelo rápido de la oferta en lo que a Historia se refiere y nos guardamos algunos secretos para que el asistente a la Feria pueda descubrir por sí mismo qué puede leer para entender porqué el Bicentenario es fundacional como punto histórico y por qué debemos festejar, aunque los jinetes del apocalipsis anuncien de modo insistente que todo está perdido y que el abismo es inminente.

El que lee comprende su mundo, abre canales de reflexión y por sobre todo, se vuelve más atento y por ende más difícil de engañar. Y aunque algunos se rasguen las vestiduras con esta afirmación, me permito aseverar que un libro de Historia, bien escrito hace las veces de un texto de autoayuda como il faut, porque nos deja conocernos como actores sociales y como colectivos culturales. Y cuando uno conoce su origen y devenir en el horizonte que le ha tocado en suerte, no es tan fácil de manipular ni por los discursos oficiales ni por los institucionales ni por esos que se esgrimen como pescadores de ilusiones del porvenir y vienen a ser la contracara u oposición nihilista de todas las gestiones del planeta.

Historia para Todos:

Editorial de la Universidad de La Plata (Edulp)

?Huellas. Semblanzas de vida de detenidos- Desaparecidos- Asesinados por el Terrorismo de Estado pertenecientes a la Universidad de La Plata?, María Victoria Piccone Compiladora, se presenta el 9 de mayo a las 20.30 en la Sala Javier Villafañe.

?Los que pensaron la Nación?, de Carlos María Ciappina.
?La revolución criolla. Surgimiento y desarrollo de las instituciones argentinas en la etapa revolucionaria (1810-1815)? de Juan Pablo Grandinetti.

Biblos

?El pensamiento indígena de América?, de Luis Alberto Reyes.

?América, recomienzo de la Historia?, de Graciela Maturo.

?Historiadores, ensayistas y el gran público, la historiografía argentina, 1990-2010?, de Fernando Devoto.

Siglo XXI Editores

?Son memorias?, ?La Argentina y la tormenta del mundo?, ?El revisionismo histórico argentino como visión decadentista de la historia nacional?, ?Revolución y guerra? de Tulio Halperín Donghi.

?Buenos Aires en Armas? de Hilda Sábato.

Alianza Editorial
?Historia Contemporánea de América latina? de Tulio Halperín Donghi.

?Historia de América Latina III, Reforma y disolución de los Imperios Ibéricos 1750-1850?, de Tulio Halperín Donghi.

Prometeo Libros
?Dictadura, represión y sociedad en Rosario, 1976/1983, Un estudio sobre la represión y los comportamientos y actitudes sociales en la dictadura?, de Gabriela Anguila.

?Del Di Tella a Tucumán Arde? de Ana Longoni y Mariano Mestman.

?La noche de los bastones largos, a 40 años de la ciencia en la Argentina?, María Seoane.

?Evita, esa Mujer?, de Ana Seoane y Víctor Santa María.

Corregidor
?Política Nacional y revisionismo Histórico? y ?El medio pelo en la Sociedad Argentina? de Arturo Jauretche.

Fondo de Cultura Económica:

?La ciencia de mayo. La cultura científica en el Río de la Plata 1810-1820?, de Miguel de Alsúa.

?Editores y Políticas Editoriales en Argentina 1880-2000?, de José Luis De Diego.

Leedor nuestro de cada día, el resto te lo dejamos para que lo descubras. En próximas entregas nos ocuparemos de la Narrativa Argentina y Latinoamericana, de la Teoría e Historia del Pensamiento y de los eternos re editados que siguen siendo el canon o contra canon de ayer, hoy y siempre.

Publicado en Leedor el 26-04-2010