Rumania II

0
12

Segunda nota para conocer Rumania, esta vez con un paseo por Bucarest, Brasov y Sibiú. BUCAREST es el nombre de la capital de Rumania, inspirado en el nombre del pastor Bucurt que significa alegre, dichoso y sin duda, un hermoso presagio para el futuro de la ciudad (Bucarest, ciudad de la alegría)

Fue fundada por Vlad Tepes en 1459, en la parte sudeste del país. En 1977 su arquitectura cobró un sello muy particular como consecuencia de la destrucción provocada por un terremoto. Se realizó un nuevo trazado de calles, se demolieron viejos edificios, se desplazaron iglesias y hubo un proyecto de reconstrucción faraónico, tanto es así que fue llamada la París de los Balcanes.

Destacamos en Bucarest, las importantes avenidas que parten de la Plaza Uniri así como el majestuoso boulevard, que lleva el nombre de la plaza, y posee magníficas fuentes decoradas con mosaicos.

Los espléndidos parques son verdaderos oasis de verdes y flores, aun en las zonas más céntricas y de agitado movimiento.

En 1830 se creó el parque Cismigiu de 17 hectáreas en las cuales se presenta un romántico lago con cisnes, botes e importantes monumentos.

Merece especial atención el edificio del actual Parlamento, considerado por su superficie construída, el segundo del mundo después del Pentágono. Su estilo es indefinido.

Posee seis niveles y y veintiún cuerpos de edificios. Comenzó a construirse en 1985 por mandato del dictador Nicolai Ceausescu por su afán de rivalizar con los faraones.

Para su decoración se utilizaron los materiales más refinados: maderas nobles (nogal, cerezo, olmo, roble; mármoles, alfombras de cinco centímetros de espesor, lámparas de bronce, aluminio y cristal co cientos de lamparitas,candelabros de casi dos metros de altura, puertas de casi cinco toneladas de peso. A la muerte de Ceausescú no estaba terminado y se planteó su demolición. Otras propuestas fueron convertirlo en casino o cubrirlo de tierra a modo de monumento contra las dictaduras. Finalmente se decidió darle el destino actual, sede de las cámaras del Parlamento y Museo de Arte Moderno. El rumano de hoy ve en esta increíble construcción una paradoja : un tiempo de esfuerzo nacional, y el sudor del pueblo trabajador, en situación de hambre y precariedad.

Avenida Kuseleff en Bucarest.
La distinguen su tupida arboleda y espléndidas residencias y, fundamentalmente por el famoso Arco de Triunfo, que esta avenida atraviesa, y que puede hacernos recordar el Arco de Triunfo de París. Algunas de aquellas residencias son embajadas.

Catedral Patriarcal.
Se reconoce fácilmente por su torre de veinte metros de altura y es obra maestra del arte de los siglos XVII y XVIII . A lo largo del tiempo sufrió modificaciones.

Plaza Uniri

Ubicada de manera tal que desde ella se destaca la figura del Parlamento a través de la avenida Uniri que las vincula, es uno de los lugares más concurridos de Bucarest. A la gigantesca construcción del Parlamento se enfrentan artísticas fuentes cuyas aguas danzantes parecen ofrecer, con sus artísticos movimientos, un homenaje a la faraónica obra arquitectónica. Advertimos en la plaza, tiendas, ingreso a estaciones de subterráneos y de autobuses asi´como un gran centro comercial.

Museo Enescu

Lleva ese nombre asociado al famoso creador musical autor,entre otras obras, de la maravillosa Rapsodia Rumana. El frente del museo posee un extraordinario coronamiento y una importante marquesina. En su interior se destacan ricos frescos encuadrados en artísticos estucos.

Varios museos se destacan en la ciudad, como el Brukental, el Nacional, el de Arte Universal y otro dedicado exclusivamente a artistas rumanos.

Si los boulevares de Bucarest son espectaculares, también lo son sus espléndidos parques donde se destacan flores, verdes y estatuas en el mismo centro de la ciudad.

BRASOV

Es una de las ciudades más antiguas de Rumania. Atrae por su antiguo casco medieval, sus tiendas y numerosos eventos culturales,

Fue base de la actual Brasov, un asentamiento fundado por la Orden de los Caballeros Teutónicos. Se la protegió con un inmenso sistema de murallas, pues sufrió ataques de mongoles y otomanos.

En el siglo XVI cobró notoriedad por su evolución económica alcanzada dada por su posición geográfica y por la excelente organización de los gremios allí existentes.

La invasión austríaca provocó su estancamiento y luego se recuperó con la Revolución Industrial.

Durante la segunda Guerra Mundial sufrió destrucciones significativas y se asentó el sistema comunista que concluyó con el derrocamiento de Ceaucescu en 1988.

Entre sus monumentos históricos se destaca el cercano Castillo de Bran, vinculado con la historia de Drácula. Es notable su Gran Plaza Central en la cual se encuentra un hermoso y característico edificio, actualmente museo.

Maravillosos jardines en un amplio boulevard, enfrentan importantes edificios entre los que se encuentra un asombroso Banco.

SIBIÜ.
Es un importante centro económico y cultural de Transilvania. Su origen se remonta al siglo XII y fue fundada por colonos sajones. Es, actualmente, una de las ciudades con mejor calidad de vida de Rumania.

Ha sido parte del Imperio Austro Húngaro hasta la primera guerra mundial.

El casco antiguo se halla sobre una colina localizada a 200 metros sobre el nivel del río. Se compone de dos entidades diferentes: la ciudad alta y la ciudad baja con sus respectivas plazas. En la Plaza Grande o Mare se destacan los edificios más representativos de la ciudad, y en la Plaza Mica se encuentran las casas de las Corporaciones, de Orfebres y Farmacéuticos. Un gracioso camino en declive une ambas importantes plazas.

Gracias a su sistema de fortificaciones Sibiú mantiene bien preservados sus barrios históricos. Muchas de sus casas tienen sus frentes pintados con agradable color pastel.

La U.N.E.S.C.O. declaró Patrimonio de la Humanidad, al casco antiguo de Sibiú.

Nota relacionada: Rumania

Publicado en Leedor el 15-04-2010