BAFICI: Due Vite per caso

0
5

Opera prima plagada de guiños cinéfilos.Como un dilema Hamletiano, el debutante en el largo Alessandro Aronadio nos propone dos secuencias completamente antagónicas en un principio sobre la vida de Matteo Carli (sólida interpretación de Lorenzo Balducci) quien embiste con su auto a un patrullero policial en una primera opción, para frenar justo a tiempo en la segunda de ellas, pero que en definitiva, remiten a un todo, ya que los cuestionamientos de la vida de este joven que aparecen resueltos en una parte de la historia, cobran fuerza e impactan con decidida convicción en la segunda.

Las elecciones amorosas, el destino laboral, la filiación ideológica son expuestos a través del prisma de la ambigüedad de su protagonista, quien toma partido por una u otra opción según los dos puntos de vista que el director nos ofrece a lo largo del film de manera fragmentada, pero que a la larga deberá irremediablemente enfrentarse a sí mismo.

Conducido con una soltura y ritmo inusuales por tratarse de una ópera prima, el film está plagado de guiños cinéfilos: Esperando a Godard es el nombre del bar al cual Matteo, su amigo y el resto de los personajes suelen frecuentar , en tanto que en otro tramo del film se proyecta y analiza Los Cuatrocientos Golpes de Truffaut.

A la manera de una parábola, la violencia abre y cierra el circuito de esta conflictiva existencia, dejándonos, saludablemente, con el interrogante a nuestro cargo.

Publicado en Leedor el 15-04-2010