BAFICI: La robe du soir

1
15

El nacimiento de una (pequeña) gran estrella del cine francés Dentro de la sección competitiva Cine del Futuro del 12º BAFICI pueden encontrarse algunas joyitas cinematográficas como la que motiva esta nota y otra (?Sweetgrass?) que va en nota aparte.

?La robe du soir?, tal el título original y con que se la conoce en el BAFICI puede traducirse casi literalmente como ?El vestido de noche?. Fue dirigida por Myriam Aziza, cuyo primer largometraje (?L?an prochain à Jerusalem?), no fue estrenado localmente. Es probable que éste, su segundo film, sea adquirido por algún distribuidor independiente, dada su calidad y justeza en la actuación de sus principales intérpretes.

Juliette es una chica de once años que vive con su madre y dos hermanos. El mayor es un joven adolescente que la trata de mala manera invadiendo permanentemente su habitación, mientras que se siente la ausencia de un padre fallecido tempranamente. La madre no tiene mucho tiempo ni paciencia con la hija, descuidando así sus desbordes de conducta en el colegio. Juliette es interpretada por Alba Gaia Bellugi, un rostro y nombre que habrá que tener muy en cuenta en el futuro. Esta es sólo su tercer película, habiendo debutado hace 5 años en ?Tiempo de vivir? de Francois Ozon.

El segundo personaje central en la trama es la maestra, Mme Solenska, a cargo de una actriz poco conocida en nuestro país. Su nombre es sencillamente LIO. Es de origen portugués, aunque pasó gran parte de la infancia y juventud en Bélgica. Quizás algunos la recuerden en ?La madre muerta? de Juanma Bajo Ulloa, pero el resto de su filmografía es virtualmente desconocida por nuestras latitudes.

Juliette siente cierta infatuación hacia la maestra, sentimiento que podrá ser interpretado de más de una manera, pero es indudable que algo la atrae en ella. Será quizás su forma tan liberal de expresarse o también la manera de vestirse o un tatuaje que expone abiertamente. Pero es sobre todo cuando aborda temas sexuales como el sexo oral o ligados a la condición femenina como la menopausia, en que ese interés se intensifica.

Todo estalla cuando la maestra empieza a dar en su casa clases particulares a uno de los alumnos y Juliette sospecha que algo más está pasando. En plena clase acusa a su maestra y de ahí en más la vida de la niña entra en un verdadero martirio, al ser acosada por maestra y compañeros.

Con notable destreza y conocimiento del espíritu femenino, la directora maneja hábilmente la historia que en algún momento dará un giro decisivo y que el espectador seguramente reconocerá como auténtico. De lo mejor visto hasta ahora en el BAFICI.

Publicado en Leedor el 15-04-2010